Compartir
Anunciate con Nosotros
Anunciate con Nosotros

Durante su conferencia de prensa matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró que hubo un acuerdo «confidencial, clandestino» para introducir armas a México, por ello, enfatizó que actualmente están trabajando para evitar que entren armas de contrabando al país.
Ello, en el marco del tiroteo del sábado en El Paso, Texas, que ha dejado 22 muertos, según el canciller Marcelo Ebrard, 8 de ellos mexicanos.
Tras esta declaración, Felipe Calderón respondió en su cuenta de Twitter que en su gobierno existió «una dura y reiterada exigencia» en la prohibición de venta de armas y rechazó que existiera este pacto.
«Nunca hubo acuerdo alguno para introducir armas a México con el gobierno de EUA. Por el contrario, al menos en mi gobierno, hubo una dura y reiterada exigencia…», se lee en el tuit del expresidente.
Nunca hubo acuerdo alguno para introducir armas a México con el gobierno de EUA. Por el contrario, al menos en mi gobierno, hubo una dura y reiterada exigencia, incluso ante su Congreso, de restablecer la prohibición de venta de armas de asalto y perseguir a traficantes de armas. — Felipe Calderón (@FelipeCalderon) August 5, 2019
Asimismo, Calderón aseguró en otra publicación que el gobierno de México desconocía que la procuraduría de Estados Unidos realizó anteriormente operativos encubiertos, los cuales fueron «pésimamente» implementados.
En cumplimiento de la exigencia mexicana de perseguir y castigar el tráfico de armas hacia México, la Procuraduría de EUA implementó operativos encubiertos, cuya naturaleza y alcance desconocía el gobierno de México, los cuales fueron pésimamente implementados por los americanos. — Felipe Calderón (@FelipeCalderon) August 5, 2019
¿Cómo se dio el operativo «Rápido y Furioso»?
El operativo denominado «Rápido y Furioso» consistió en el ingreso ilegal de armas con chip a territorio mexicano para dar seguimiento al movimiento de éstas, sin embargo, estos artefactos se le extraviaron a la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) -la cual estaba a cargo de la operación- y llegaron a manos de grupos delictivos.
Se ingresaron ilegalmente más de dos mil armas al país y se cree que los narcotráficantes descubrieron muy rápido el operativo, por lo que lograron controlar el seguimiento de estas armas.
Cuando esta operación secreta fue descubierta en 2011, en la administración de Felipe Calderón, el gobierno mexicano presentó una queja ante Estados Unidos para que se esclarecieran los hechos, y aseguró que no tenía conocimiento ni el gobierno ni la cancillería mexicana.
Este movimiento fue calificado como «una operación irresponsable», según un reporte emitido por la Oficina del Inspector General (OIG) del Departamento de Justicia.
Dicho informe sostuvo que tanto la oficina local de la ATF, como los fiscales federales, «fracasaron al ejercer una supervisión adecuada de la operación» y ante esto dejó al descubierto la vulnerabilidad y unilateralidad de las políticas estadunidenses en cuanto al tráfico de armas.
En 2017, el gobierno de Nuevo León y el Ejército Mexicano decomisaron 500 armas en Nuevo León, Tamaulipas y San Luis Potosí, procedentes de este operativo.
cev/ml

Anunciate con Nosotros