Compartir
Anunciate con Nosotros
Anunciate con Nosotros

Disraelí E. Ángel Cifuentes 

En los últimos días he recibido buenas críticas a mi persona, casi todas ciertas y muy merecidas.

«Chaparro y feo» es lo menos, imposible negarlo. 

Ignorante, ni hablar, cierto.

Burro, muy cuestionable, porque ningún jumento merece tal comparación.

Y muchas que ya se me andan olvidando. 

Fue la nota contra #LADYMELAPELAS (https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=397320534221418&id=151796208773853

donde se originó todo, y es absolutamente entendible, esa publicación ya recorrió Chiapas y allende sus fronteras. Ella tiene sus amistades y parientes, y les dolió tantos comentarios en su contra. 

Ya la persona que recibió el susto del golpe al coche se da por satisfecha luego de leer tanta solidaridad, pero esto no termina ahí. 

El proceso en la FGE apenas comienza y las denuncias contra la funcionaria judicial siguen y siguen. Al momento sólo lleva dos. 

Yo pedí datos para darle a #LADYMELAPELAS sus cinco minutos de fama pero ya rebasó cinco horas, cinco días y puede que logre cinco semanas y un poco más. 

Soy reportero de la fuente judicial desde hace un año y ella ofreció material para satisfacer a mis escasos lectores. 

Sirvió para que mis amigos funcionarios del Centro Estatal de Justicia Alternativa y del Consejo de la Judicatura tuvieran un pequeño descanso. 

Sirvió también para hacer una pausa en el proyecto de libro sobre la más grande injusticia cometida por el magistrado Evaristo Barrios Arévalo. 

Sirvió para unas vacaciones de los acosadores sexuales del poder judicial. 

A la señorita #LADYMELAPELAS se le invita a acudir a los canales institucionales para ejercer su derecho a una defensa técnica y adecuada. Va ocupar de un abogado. 

Puede, también, entablar una demanda formal en mi contra o contra El Fronterizo del Sur . No voy a escapar como ella. Será una buena oportunidad para aprender algo de leyes y ser menos ignorante, como justamente me llaman. 

Para un reportero nada como un buen pleito.  

Gracias por esta oportunidad para seguir llenando de adrenalina mis venas. Un reportero sin enemigos, ni adrenalina; es un buen sacristán. Fsur. 

Anunciate con Nosotros