Compartir
Anunciate con Nosotros
Anunciate con Nosotros

Ciudad de México. – Rocío Miranda Pérez, Presidenta de la Unidad de la Fuerza Indígena y Campesina, lamentó que en México prevalezca la desigualdad de Género en el medio rural por lo que llamó al Estado Mexicano a que, más allá de procesos electorales, se garantice la igualdad de este sector y se cumpla con la agenda 2030 de la ONU Mujeres para alcanzar el Desarrollo Sostenible.

Advirtió que no puede haber desarrollo sostenible sin igualdad de géneros por lo que llamó a atender las cuatro prioridades y 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para aprovechar las sinergias entre las diferentes políticas que garanticen su  implementación integral.

Lo anterior debido los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) a atender evidencian la discriminación de género en temas como el abatimiento de la  pobreza, el hambre cero, salud y bienestar, educación, igualdad de género, agua potable, energía asequible y trabajo digno, entre otros pero que aún no son realidad en muchas comunidades indígenas y campesinas del país con poblaciones que fluctúan entre los 50 y hasta mil habitantes.

También existe, agregó, desigualdad en la introducción de innovación, industria, infraestructura, comunidades sostenibles, producción y consumo responsable ya que actualmente la canasta básica alimentaria está alejada de las comunidades rurales e indígenas quienes apenas logran subsistir con un dólar al día para familias integradas por más de cinco personas y dirigidas por Jefas de Familia.

Roció Miranda Pérez, líder de UFIC, indicó que urge mejorar los datos, las estadísticas y los análisis de género en el país pues, por ejemplo, no se puede hablar de una ampliación en el uso de nuevas tecnologías como el internet y los móviles inteligentes cuando éstos no llegan a la población en extrema pobreza donde la prioridad es comer o beber agua.

La cifras del INEGI sobre uso de internet 2017  en su encuesta Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH) 2017, así lo demuestran ya que por lo que respecta a los ámbitos urbano y rural en las entidades federativas del país, los estados con una mayor proporción de usuarios en áreas urbanas fueron Sonora, Quintana Roo, Baja California Sur y Baja California, con 82.6, 81.6, 81.0 y 80.8 por ciento respectivamente.

Asimismo, las entidades federativas que registraron las proporciones más bajas de usuarios de internet en áreas urbanas fueron Chiapas con 50.6%, Oaxaca 60.5%, Tlaxcala 60.7% y Michoacán con 61.6 por ciento.

Por su parte, las entidades federativas que observaron los valores más altos en la proporción de usuarios de internet en áreas rurales fueron Baja California, Ciudad de México, Morelos y Aguascalientes, con 67.5, 62.4, 59.0 y 55.6 por ciento de manera respectiva.

Mientras que los estados que registraron los valores más bajos en áreas rurales fueron Chiapas con 24.1%, Guerrero 26.9%, Veracruz 33.0% y Zacatecas con 34.5 por ciento.

Por ello, dijo, en el marco de las propuestas de políticas públicas con miras al proceso electoral vigente, es indispensable que los candidatos presidenciales prioricen en sus líneas de gobierno que, en caso de llegar al poder, más inversiones, políticas y programas sensibles al género para alinear las acciones con los principios, valores y aspiraciones de la Agenda 2030.

Asimismo, es prioridad fortalecer la rendición de cuentas mediante procesos e instituciones sensibles al género para garantizar un enfoque integral en la implementación, seguimiento y análisis de la Agenda 2030.

Y es que, insistió, la Agenda 2030 es clara: no puede haber desarrollo sostenible sin igualdad de género.

Los análisis de datos en México demuestran la desigualdad de género arraigada lo que no permite un desarrollo sostenible para mujeres y niñas que experimentan múltiples formas de discriminación en educación, salud alimentación, a pesar del programa oportunidades del Gobierno Federal, que se ha significado un programa clientelar que no ha logrado incluir la incorporación de las mujeres campesina e indígenas a procesos productivos que les permitan escalar a niveles superiores y generar indicadores que reflejen que ellas salgan de la pobreza extrema, amén de que son rehenes del manejo electoral de los procesos electorales.

Destacó que sin democracia económica para la transformación social de las mujeres no habrá democracia electoral formal que refleje su desarrollo político, económico y social.

Por ello y ante la cercanía del Día Internacional de la Mujer, es conveniente insistir en hacer frente a estos desafíos y dejar de ser omisos. Fsur.

Anunciate con Nosotros