Compartir
Anunciate con Nosotros
Anunciate con Nosotros

Una corte federal de Estados Unidos ha condenado a cadena perpetua al ex capo del Cártel de Sinaloa, Joaquín “El Chapo” Guzmán, pero aunque el narcotraficante ha salido de escena, no hay asomo de un orden criminal en México, y por el contrario la violencia ha resurgido.
Joaquín Guzmán Loera, mejor conocido como “El Chapo”, pasará el resto de su vida tras las rejas después de que el juez Brian Cogan dictara una sentencia de cadena perpetua, y 30 años más, que deberá cumplir en una prisión federal, según lo anunció la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (Drug Enforcement Administration, DEA) el 17 de julio.
En febrero de 2019, Guzmán Loera fue hallado culpable de los 10 cargos contenidos en la acusación federal en su contra, que incluyen narcotráfico y liderazgo de una empresa criminal de manera continua, con una pena mínima obligatoria de cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional.
En el transcurso del juicio, que se extendió por tres meses, los fiscales señalaron que el capo del Cártel de Sinaloa recurrió a la corrupción generalizada para traficar a Estados Unidos más de 1.2 millones de kilos de cocaína y otras drogas, utilizando la violencia extrema para construir su imperio narcotraficante, lo que supuestamente le permitió acumular ganancias por miles de millones de dólares.
Las autoridades piden confiscarle al ex capo más de 12 mil millones de dólares en activos. Sin embargo, aún no han encontrado ni un centavo de la presunta fortuna de Guzmán Loera.
Guzmán Loera se encuentra recluido en una prisión de máxima seguridad en Colorado, conocida como ADX Florence, la prisión más segura de Estados Unidos, que ha sido apodada el “Alcatraz de las Montañas Rocosas”.
Tras el fallo, el abogado Jeffrey Lichtman hizo comentarios ante la prensa y señaló que el juicio había sido “un espectáculo”. La defensa planea apelar el fallo, según informes que se conocieron dentro del tribunal.

Esta sentencia de cadena perpetua no es sorprendente. En este proceso, denominado por algunas personas como “el juicio del siglo”, el ex capo del Cártel de Sinaloa fue el “principal objetivo” de las autoridades de Estados Unidos y México, que ven esta condena como una victoria en la inútil “guerra contra las drogas”.
Sin embargo, a pesar de que Guzmán Loera esté recluido, la guerra contra las drogas se sigue librando y el Cártel de Sinaloa continúa disputándose el primer puesto de la criminalidad mexicana con el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG).

Con todo, “los capos [como ‘El Chapo’] tienen que ser derribados”, como dijo el analista de seguridad Jaime López en una declaración a InSight Crime.
“El encarcelamiento de ‘El Chapo’ en Estados Unidos es un hecho positivo para México”, afirma López. “La impunidad habría dado lugar a todo tipo de incentivos [para otros criminales]”.

Anunciate con Nosotros