Compartir
Anunciate con Nosotros
Anunciate con Nosotros

Disraelí E. Ángel Cifuentes

El Registro Público de la Propiedad y Comercio del Estado hace mucho tiempo que dejó de realizar los trámites que le fueron encomendados debido a que “no hay sistema”, al menos eso dicen los funcionarios que ahí laboran, suplicando a los usuarios una disculpa.

La verdadera razón es que el gobierno de Manuel Velasco no ha pagado el dominio de los sitios de internet que usa para administrar su información; o sea, los funcionarios se robaron toda la paga, y como este es el año de Hidalgo (chingue su madre el que deje algo), prefieren dejar a las instituciones como cascarones vacíos, pero engordar sus propios bolsillos.

El hosting que provee el espacio en Internet para la web del Registro Público de la Propiedad y Comercio, cuyos servicios contrataron, dejó de ser pagado y les cancelaron el espacio de alojamiento.

Son muchos los afectados, entre ellos los miles de abogados y cientos de notarios públicos que acuden a solicitar información de inmuebles y negocios o simplemente para el trámite de un registro, pero todo está parado por falta de dinero, o por exceso de corrupción de los políticos del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), que se llevaron toda la lana a sus bolsillos.

El daño administrativo y financiero a la entidad chiapaneca será enorme, aunque este fenómeno del cascarón vacío no es privativo de esta dependencia del gobierno estatal, así está también la Secretaría del Campo.

Desde hace más de un año la Secretaría del Campo se quedó también como un simple cascarón de huevo, pero totalmente vacío, debido a que no tiene ningún programa agropecuario en marcha, sino sólo funcionarios que acuden a checar su tarjeta y a jugar con su celular, hasta que les comienza a arder los ojos y entonces abandonan sus redes sociales virtuales y se van a alimentar sus redes sociales reales, entre los colegas de oficina; así los quince días, aunque cobrando un jugoso salario.

Cuando acuden los estudiantes de veterinaria o similares carreras para pedir que les den un lugar para realizar su servicio social obligatorio, la respuesta que reciben es que si gustan en ese mismo momento les firman la hoja de liberación, como que cumplieron sus 480 horas de servicio, pero que no tienen un solo programa dónde trabajar para aprender algo sobre producción agrícola, ganadera, avícola o lo que sea.

Los jóvenes estudiantes salen con su hoja de liberación de servicio social en mano, firmada y sellada por la delegada de Registro Público de la Propiedad de Comitán, Mónica Isabel Moreno Villatoro, pero sin haber practicado cómo poner una vacuna, cómo funciona un sistema de riego o qué hacer cuando un animal o planta sufre el embate de alguna plaga.

Otros que simplemente quieren rescatar algún aprendizaje salen enojados en búsqueda de otra institución donde poner en práctica sus conocimientos teóricos.

El estado de Chiapas está en plena y absoluta bancarrota.

Chiapas quedó en la lona con seis años de gobierno verde, y no se sabe si algún día se levantará.

La peor desgracia. Fsur.

Anunciate con Nosotros