Compartir
Anunciate con Nosotros
Anunciate con Nosotros

José García Hernández

Productores ganaderos de diferentes municipios de Chiapas, que por temor a represalias omiten sus nombres, denunciaron ser víctimas de los abusos y engaños que se vienen suscitando en la Unión Ganadera de Chiapas, a través de Robertoni Chacón Saldaña, jefe de la ventanilla de Siiniga (Sistema Nacional de Identificación Individual del Ganado) que en complicidad con Liliana Zea López, quien se ostenta como responsable adjunta de una de las ventanillas de Siiniga, solicitan que para darles de alta en el padrón ganadero nacional, y asignarles una Clave de Unidad Producción Pecuaria (UPP), deben pagar la cantidad de cien pesos.

Denunciaron que además los obligan a aretar sus animales, sino no pueden comercializarlos, ya no basta con el fierro marcador que tiene el ganado, ahora tienen que pagar por arete y por colocarlos en cada cabeza de ganado entre 30 y 60 pesos.

Aseguraron que investigaron por su cuenta, y que el Sistema Nacional de Identificación Individual del Ganado (SÍÍNIGA), que dependen de SAGARPA, no tiene ningún convenio con la Confederación Nacional Ganadera o con la Unión Ganadera de Chiapas para realizar el cobro por la entrega de aretes identificadores a productores, por lo que el cobro lo están haciendo de forma discrecional e ilegal, porque no está sustentado en una disposición o norma oficial que establezca dicho cobro.

Comentaron que la Unión Ganadera de Chiapas que representa en el Estado Ernestino Mazariegos Zenteno, está lucrando millonariamente con los productores ganaderos de la entidad, si tomamos en cuenta que el hato ganadero en Chiapas es de aproximadamente dos millones de cabezas.

No estamos en contra de que el gobierno establezca un control del registro ganadero, estamos en contra de que los costos de los aretes sean muy altos, además que tenemos que pagar otros 30 pesos por animal al veterinario que los coloca, y muchos productores hemos pagado nuestros aretes desde hace uno o dos años a Robertoni Chacón, y Liliana Zea, y sólo han jineteado el dinero y hasta la fecha no nos han entregado los aretes que compramos, expresaron los inconformes.

Mencionaron que desconocen si por mandato de sus superiores o por decisión propia Robertoni Chacón Saldaña, y Liliana Zea, de la ventanilla Chiapas-Centro, está haciendo de las suyas y enriqueciéndose a costilla de los productores.

Por último pidieron que la Unión Ganadera de Chiapas, destituya a estos empleados corruptos, así como también anunciaron que solicitarán a las instancias correspondientes se realice una auditoría para que se esclarezca qué están haciendo con los más de 60 millones de pesos que ingresan al año por la ventas de aretes para el hato ganadero en Chiapas. Fsur.

Anunciate con Nosotros