Compartir
Anunciate con Nosotros
Anunciate con Nosotros

Sergio Armando Santiago Castañón, propietario legal de los predios denominados Fracción de Santa Elena y San Martín, ubicados en el municipio de Berriozábal, puntualizó que éstos no están en venta pero lamentablemente continúan invadidos por personas que han sido engañadas por el supuesto líder de la Asociación Civil “Unión de Colonias Populares de San Marcos”.

Y es que Marco Antonio Solís Ramírez, alias “El Buki”, quien de manera ilegal tomó posesión de los predios de 20 y 30 hectáreas, respectivamente, desde el pasado 24 de junio y 13 de julio, comenzó a venderlos de manera fraudulenta abusando así de la necesidad de la gente, quien con sus engaños ha comprado una fracción de terreno.

Él y sus cómplices, a través de la Asociación Civil, que está adherida a la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC), han ofrecido tierras que no les pertenecen, ocupándolas, lotificando, vendiéndolas y argumentando que éstas no tienen dueño.

“Yo soy el propietario de los predios, se dijo que el dueño estaba muerto y que por ello estaban en venta las tierras, pero no es así. Desde hace casi 40 años yo tengo la propiedad y posesión legal de Fracción Santa Elena y San Martín, nunca accedí a venderlos y mucho menos regalarlos a esta u otra persona. Es un fraude y tiene que ser castigado por este delito”, subrayó Santiago Castañón.

Asimismo remarcó que acudió a las autoridades correspondientes para resolver esta situación lo más pronto posible. Agregó que la Fiscalía General del Estado (FGE) ya tiene el caso en sus manos, la cual está realizando las indagatorias pertinentes para que a la brevedad se realice el desalojo de los invasores, quienes desafortunadamente fueron engañados por Solís Ramírez.

Por otra parte, el 3 de agosto se instaló una Mesa Interinstitucional de Diálogo y Concertación, encabezada por la Subsecretaría de Gobierno de la Zona Metropolitana, en la que participaron titulares de diferentes dependencias del gobierno estatal y de la dirección de Tenencia de la Tierra de aquel municipio.

En dicha reunión asistió el denominado Buki presentando documentos supuestamente que acreditaban la propiedad de los predios en mención, sin embargo resultaron ser apócrifos, ya que no pertenecen a Fraccionamiento Santa Elena y San Martín. Ahí reconoció que ha ocupado terrenos de manera ilegal.

En virtud de lo anterior, Solís Ramírez solicitó diez días naturales para desalojar voluntariamente los predios, esto consta en la minuta de trabajo firmada por él. Pero llegado el 13 de agosto, no acudió a los trabajos de la Mesa Interinstitucional, incumpliendo los compromisos propuestos ya que no realizó la entrega formal de los terrenos, además de que éstos hoy en día continúan invadidos por las personas que fueron engañadas.

Por ello, el propietario legal exhortó a quienes cayeron en sus fraudes a no continuar aportando recursos para la supuesta regularización de sus lotes, al tiempo de pedir a las autoridades de justicia a hacer valer el Estado de Derecho y realizar el desalojo lo antes posible. De igual manera solicita proceder legal y jurídicamente contra el supuesto líder de la AC, toda vez que la Fiscalía General del Estado cuenta con una orden de aprehensión en su contra por otros delitos cometidos con anterioridad.

También, que se realice la detención inmediata de los colaboradores de Solís Ramírez, de nombres Lucas Pérez González, Miguecilda Pérez González, Rosendo Marín Ríos, Osiel Pérez González, Ismael “N”, Mario León, alias “El Remolino”, Rafael Palacios, Rachel Sarmiento Morales, Carmelo Esponda, Martín Jiménez, Martha de Jiménez y Eliseo Jiménez, Benigno Pérez Jiménez y Cruz Pérez Jiménez  y de los demás que resulten responsables de este fraude.

Actualmente la gente de El Buki y las personas que se encuentran ocupando dichos predios, además de ser invasores cometen varios delitos en materia ambiental. Por ejemplo, en Fracción Santa Elena se cometió ecocidio por tala y comercialización de árboles y extracción y usufructo de material pétreo, mismo que ocasiona un desequilibrio en la zona y que fueron denunciados en consecuencia ante la Fiscalía Ambiental

Por otra parte, en San Martín también hubo ecocidio por la tala de árboles y comercialización, destruyeron la siembra de maíz que se encontraba en el lugar, así como la cerca y el alambrado que existía justamente para evitar invasiones.

Finalmente, Santiago Castañón hace responsable a Solís Ramírez ante cualquier daño físico, moral y psicológico contra su persona y sus familiares, así como ante cualquier perjuicio patrimonial hacia los predios Fracción Santa Elena y San Martín, los cuales fueron invadidos por este delincuente y que ahora busca un beneficio personal y económico haciéndoles creer a la gente que es una acción social para ayudarlos. Fsur.

Anunciate con Nosotros