Compartir
Anunciate con Nosotros
Anunciate con Nosotros

Pese a la estabilización del precio del barril

A pesar de que en lo que va del año el peso ha tenido una recuperación y la mezcla mexicana ha oscilado entre los 60.72 y 65.09 dólares en agosto, el litro de gasolina en las estaciones de servicio sigue a la alza. Sólo en agosto, el promedio nacional de la gasolina magna subió 1.5 por ciento, mientras que en el año acumula un alza de 17 por ciento, según datos de PetroIntelligence.

Desde la perspectiva de Gonzalo Monroy, director general de GMEC, las razones por las que el precio del combustible se ha mantenido así han sido por el costo que genera la logística de distribución y el retail.

“A excepción de Exxon Mobil, todos los importadores están utilizando toda la infraestructura de Pemex y quedan sujetos a la disponibilidad de la petrolera. El segundo punto depende del retail, es decir, el margen de ganancia que los gasolineros en la bomba, también está libre (…); ellos básicamente están capturando de que han bajado los costos, pero el precio sigue igual”, comentó Monroy en entrevista.

Roberto Díaz de León, presidente de la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo (Onexpo), señaló que la estructura de precios no sólo se basa en el precio de referencia o tipo de cambio, sino que también participan el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), el IVA y la distribución logística.

Asimismo, explicó que, cuando el “precio internacional de petróleo” va para arriba, también el precio de referencia de los refinados; sin embargo, no siempre cuando baja el precio del barril se reduce el precio del refinado “en el mismo momento”, por lo que se refleja tardía esta variación.

“Si se revisa el precio futuro de los refinados, la tendencia es al alza, esto significa que de aquí para las siguientes cuatro semanas los precios pudieran seguir esa tendencia, y no veríamos en ese tiempo una disminución en el precio del combustible considerando esa variable de precio de referencia”, explicó Díaz de León.

Por otra parte, José Carlos Femat Romero, director general de Quantum Consulting recordó que los cambios en el precio no son inmediatos debido a que el mecanismo de suavizamiento de precios no aplica de esta manera; es decir, recoge las variaciones del precio del barril así como las del tipo de cambio y las va suavizando conforme el tiempo.

“Estamos viendo que el tipo de cambio y los precios del barril se ha mantenido más o menos estable; lo más probable es que este efecto lo veamos en un par de semanas reflejado en el precio de las gasolinas”, agregó Femat Romero.

Femat, exdirector general de Onexpo, también señaló que, en teoría, la política de suavizamiento se creó justo para amortizar impactos tanto al alza como a la baja.

“La política se hizo para suavizar incrementos abruptos en el precio en Estados Unidos, pero opera lo mismo hacia la baja; si se mantienen estables o bajan, querrá decir que a lo largo del tiempo veremos cómo se van estabilizando e incluso reduciendo los precios”, puntualizó el exdirectivo de Onexpo. Fsur.

Anunciate con Nosotros