Compartir
Anunciate con Nosotros
Anunciate con Nosotros

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, respaldado por los militares, se alista para responder al intento de asesinato del que asegura fue víctima, haciendo temer una ola represiva contra sus adversarios.

El ministro de Interior, Néstor Reverol, confirmó que hay seis detenidos por los hechos ocurridos cuando Maduro pronunciaba un discurso durante un desfile militar en una avenida de Caracas.

Reverol indicó que dos drones, cada uno cargado con un kilo de explosivo C4, fueron desarticulados con inhibidores de señal. Uno cerca de la tarima presidencial. El otro perdió el control e impactó en un edificio cercano a la avenida Bolívar, dejando una columna de humo.  También reiteró que siete militares resultaron heridos, tres de ellos con “pronóstico reservado”.

Tras el incidente, Maduro prometió ir contra todos los responsables, “caiga quien caiga”. “¡Justicia!, ¡máximo castigo! No va a haber perdón, los que se han atrevido a ir hasta el atentado personal que se olviden de perdón, los perseguiremos y los capturaremos a donde se vayan a esconder. ¡Lo juro!”, advirtió.

Maduro responsabilizó a la “ultraderecha”, como se refiere a la oposición, y al presidente colombiano, Juan Manuel Santos. El mandatario evocó una entrevista de Santos el pasado lunes, en la que dijo que veía “cerca” su caída. “No tengo duda que el nombre de Juan Manuel Santos está tras este atentado”, sostuvo.

Santos entregará la presidencia colombiana a Iván Duque, quien acusa a  Maduro de “dictador” y ha prometido trabajar por una “transición política” en Venezuela.

Maduro aseguró que quienes financiaron el ataque están en Estados Unidos e instó a los militares a estar en “máxima alerta” y a redoblar la inteligencia en la frontera con Colombia.

Los gobiernos de Cuba, Bolivia, Siria, Irán, Turquía y Rusia, aliados del Gobierno venezolano, condenaron el incidente. Mientras, España rechazó “cualquier tipo de violencia con fines políticos”. Fsur.

Anunciate con Nosotros