Compartir
Anunciate con Nosotros
Anunciate con Nosotros

ASICH

Los apoyos a los productores deben darse a tiempo en pos cosecha del ciclo productivo en cada una de las zonas la baja, media y alta, porque si los reparten al mismo tiempo para todas de nada servirá para algunas, sostuvo Leyver Martínez González, miembro de la Federación Nacional de Productores de Café de la CNC.

Explicó que el ciclo productivo en la zona baja empieza la cosecha en septiembre, en la zona media en octubre-noviembre y en zona alta diciembre-enero. Así en la medida en que se cosecha se vaya dando tratamiento a la planta, sobre todo que se tiene plantaciones de cafetales viejos.

Asimismo, consideró que el problema de la cafeticultura se da por la falta de atención al campo cafetalero, por lo que una de las soluciones sería generar un extensionismo a las regiones cafetaleras para reorientar a la población, porque los cafeticultores originales dejaron la actividad en menos de sus hijos, quienes han descuidado las plantas.

También, se debe de crear una dependencia que sea normativa a nivel federal, a efecto de generar los programas integrales, porque aquí en Chiapas el gobierno anterior y el que termina han dicho que han entregado alrededor de 90 millones de plantas.

Esperemos que esto se refleje porque eso implicaría que renovaron casi más de 70 por ciento de la superficie cafetalera, subrayó.

Desde su punto de vista es un programa adecuado la renovación de cafetales, pero tiene que hacerse con estrategias atinadas. En primera, no traer plantas de otros estados, sino producirlas en las regiones, donde la gente produzca su propia planta, pero con asistencia técnica de la entidad responsable.

La renovación de cafetales no la puedes hacer de manera masiva, porque en las zonas cafetaleras el único ingreso que tienen los campesinos es el producto de la cosecha. Por eso no pueden meter todo a renovación, porque no tendrían que comer.

Anotó que desde hace tiempo los cafetaleros han venido planteando la creación del Instituto Mexicano del Café, ahora le quieren llamar Instituto del Café Mexicano. No importa cómo le llamen, lo importante es que sea una instancia que nazca viendo al productor y su entorno, toda vez que el café ha sido negocio para muchos, pero no se ha reflejado en el nivel de vida de los productores.

Por eso, se debe de apoyar al productor para aumentar la productividad, para tener mejores precios y que el Estado se haga cargo de generar un desarrollo integral de las comunidades cafetaleras. Fsur.

Anunciate con Nosotros