Compartir
Anunciate con Nosotros
Anunciate con Nosotros

En la construcción de la historia nacional personajes como José María Morelos y Pavón, Vicente Guerrero y Melchor Ocampo, tuvieron un destacado papel; sin embargo, poco se sabe de su origen afrodescendiente.

Según investigadores sociales, el arribo de poblaciones de origen africano se remonta a 1519 con Hernán Cortés, cuando ingresó a la Ciudad de México-Tenochtitlan y el esclavo Juan Cortés fue el primer africano registrado en la Nueva España.

El mismo año arribaron legalmente 500 mil africanos en calidad de esclavos, pero en poco tiempo el contrabando de personas en distintos puertos del país elevó esa cifra.

Para la época de la Colonia se ubicaron en un sistema de castas y en la nueva conformación de la sociedad tuvieron obligaciones y limitaciones sociales, políticas y económicas, aunque su estatus de cristianos y la ley les permitían algunos derechos.

Al terminar la lucha independentista (1810-1820) se eliminó la esclavitud y las designaciones de castas o razas.

En la actualidad, según censos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la población afrodescendiente en México es de 1.4 millones y se establecen mayoritariamente en los estados de Guerrero, Oaxaca y Veracruz.

La influencia de este sector se observa en aspectos tan diversos como la cultura, la gastronomía y la historia nacional, como fue el caso del afromexicano Vicente Guerrero, insurgente, militar y político que ocupó la presidencia del país.

Fue parte clave del movimiento Independentista liderado por José María Morelos y Pavón, otro afromexicano, y el cura Miguel Hidalgo. Su compromiso motivó a Agustín de Iturbide a sumarse al movimiento independentista en 1821 y juntos lanzaron el Plan de Ayala.

Tras una férrea resistencia se logró la Independencia de México, Iturbide se coronó emperador, pero no contó con la aprobación de Guerrero, quien en 1823 apoyó al primer presidente Guadalupe Victoria, a quien sucedió en 1829 por nueve meses, toda vez que fue derrocado.

Guerrero, quien nació en 1782 en Tixtla, actual Guerrero, fue admirado y respetado por algunos, pero despreciado e insultado por su capacidad intelectual y su origen racial.

Otro caudillo de la independencia de México, también afrodescendiente, fue José María Morelos y Pavón, un religioso que sucedió al cura Miguel Hidalgo en el liderazgo del movimiento independentista en 1811.

El oriundo de Valladolid, hoy Morelia, Michoacán, estableció la división de poderes en Legislativo, Ejecutivo y Judicial, además de la educación obligatoria y gratuita.

En 1795 viajó a la Ciudad de México y se graduó en artes en la Real y Pontificia Universidad. Cuando era sacerdote se enteró del levantamiento armado en 1810 y se reunió con Miguel Hidalgo, quien lo nombró lugarteniente.

En 1811, tras la muerte de Hidalgo, Morelos conquistó la mayor parte del centro y sur del país, en 1812 tomó Oaxaca y en 1813 Morelos convocó al Primer Congreso Independiente en Chilpanchingo, logrando la Constitución de Apatzingan que declaró la independencia de México con España.

Luego de ser degradado como sacerdote y sufrir diversos golpes militares, Morelos fue fusilado en Ecatepec, Estado de México, el 22 de diciembre de 1815.

En la historia nacional también desempeñó un papel destacado el afromexicano Melchor Ocampo, quien nació el 5 de enero de 1813, según un acta de bautismo del libro IV de Bautismos de Expósitos y de hijos de padres no conocidos de todas las calidades, de la Parroquia de San Miguel Arcángel de la Ciudad de México.

José Telésforo Juan Nepomuceno Melchor de la Santísima Trinidad Ocampo Tapia, nombre con el que fue bautizado, truncó su carrera como abogado para dedicarse a la botánica, química, astronomía, idiomas y agricultura, para los cuales tenía afinidad.

En su corta pero productiva vida (1814-1861) fue diputado, senador, gobernador de Michoacán, ministro de Hacienda, de Relaciones Exteriores y de Gobernación. Defendió el federalismo y rechazó el fuero militar y eclesiástico, así como la pena de muerte.

En el Congreso Constituyente de 1856 para elaborar el proyecto de Constitución predominaron sus ideas sobre el clero, la propiedad y la libertad religiosa, situación que fue desaprobada por los conservadores, quienes se rebelaron contra el gobierno legalmente constituido.

Estuvo a favor de la rehabilitación de los presos, propuso renunciar al sueldo de legislador, lucho por la soberanía del Congreso y defendió el respeto a los legisladores, e influyó en la nacionalización de los bienes eclesiásticos. Fsur.

Anunciate con Nosotros