Compartir
Anunciate con Nosotros
Anunciate con Nosotros

Frontera Comalapa, Chiapas. – Mientras su presidente se ahoga con licor en los mejores bares de la capital chiapaneca, el municipio se hunde en la desgracia, en manos de la delincuencia.

Habitantes de esta cabecera municipal dieron a conocer a este medio que es una lástima que nuestro municipio haya quedado en el olvido y la situación se haya empeorado después de que su gallo de Lucas haya sido derrotado y sin piedad alguna; no pudiendo dejar heredero para seguir en la robadera.

Hoy el edil comalapense como solterito y sin compromiso, todo un desobligado, de bar en bar se pasea por todo el territorio chiapaneco, dándose golpes de pecho y con sus frases “pude haber sido” y “pude haber hecho”, mientras que en la cabecera municipal cualquiera dispara en las calles, cualquiera hace justicia por su propia mano, no hay ley seca, las cantinas abren hasta en lunes cuando se supone que es ley seca, y cierran a la hora que se les pegue la gana, una plantilla de 30 policías no se dan abasto, cuando se supone deberían ser 80 policías, patrullas todas destartaladas, directores de departamentos irresponsables, entre ellos “El César Alí”, un director de la municipal de Comalapa prófugo de la justicia, y él lo sabe, cuando se les peló a los ministeriales de los separos de la judicial federal de Comitán.

César Ali, un teporocho igual que su presidente Lucas, por eso el municipio no prospera. Hoy sólo queda esperar qué pasa con el municipio los últimos meses que faltan, porque no hay esperanza que algo se controle, mientras tanto los habitantes comalapenses están pensando crear su propia policía comunitaria, mientras su presidente siga ahogándose en el alcohol y de día para recuperarse se encuentre a punta de sueros.

Este presidentito que le igualó a Irán Mérida en tracalería y a Felipe Calderón Hinojosa en ebriedad, y si otra cosa no pasa, podría caer antes a un albergue que a El Amate. Fsur.

Anunciate con Nosotros