Compartir
Anunciate con Nosotros
Anunciate con Nosotros

Creyentes católicos del municipio indígena de Simojovel, se mantienen en alerta máxima ante la nueva amenaza contra la vida del párroco, Marcelo Pérez Pérez por parte del grupo del crimen organizado Los Diablos, liderados presuntamente por el candidato a la presidencia municipal de esa localidad, Ramiro Gómez Domínguez, del partido Chiapas Unidos.

En un comunicado, la comunidad católica denunció que a principios del mes de mayo, en redes sociales empezó a circular supuestas conversaciones de Gómez Domínguez donde advertía que al ganar las elecciones del 1 de julio, correrían a los sacerdotes y defensores de derechos humanos de los indígenas y que la organización delictiva Los Diablos tendrían el control del pueblo.

Juan Gómez Domínguez, quien fue presidente municipal de Simojovel del 2011-2012, hermano del candidato por Chiapas Unidos; que en el 2015 presuntamente ofreció un millón de pesos por la vida del párroco luego de que lo acusara de tener nexos con el crimen organizado y controlar la venta de drogas en centros de prostitución y tráfico de armas de fuego, homicidios y secuestros.

Pérez Pérez realizó movimientos pacíficos como jornadas de ayuno, oraciones y peregrinaciones desde Simojovel hasta la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, para denunciar de manera pública actos de corrupción en la administración de Juan Gómez Domínguez (2011-2012).

Los hermanos Juan y Ramiro han sido acusados de ser caciques políticos, debido a que se han heredado las administraciones municipales y diputaciones locales.

Los creyentes católicos explicaron que las denuncias por delincuencia organizada contra los hermanos Gómez Domínguez son verdaderas, ya que en junio del 2015 fue detenido el ex presidente Municipal, Juan Gómez Domínguez en la región Norte de Chiapas por la policía estatal en posesión de una arma R15 y otra de asalto MP5 de uso exclusivo del Ejército Mexicano y diversas dosis de droga; siendo liberado en el mes de enero del 2016.

Entrevistado vía telefónica, el sacerdote dijo que ante estas nuevas amenazas el pueblo católico se mantiene en alerta máxima y han incrementado la vigilancia en los alrededores de la parroquia.

Dijo que no presentará denuncia ante las autoridades ya que no confía en la Ley, ni en la Justicia de Chiapas.

Abundó que no cuenta con escoltas de seguridad y únicamente se reporta vía telefónica para informar el lugar en el que anda.

Señaló que su única preocupación es el pueblo de Simojovel, ya que de ganar las próximas elecciones a la presidencia municipal Ramiro Gómez Domínguez, el pueblo estará a merced del grupo criminal Los Diablos.Fsur.

Anunciate con Nosotros