Compartir
Anunciate con Nosotros
Anunciate con Nosotros

El proceso electoral “es un gran cochinero”, dice “Marichuy”

Isaín Mandujano | Apro

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. – El Congreso Nacional Indígena (CNI), el Consejo Indígena de Gobierno (CIG) y su vocera, María de Jesús Patricio Martínez, “Marichuy”, advirtieron hoy que no “buscarán ni aceptarán ninguna alianza con ningún partido político o candidato” presidencial rumbo a las elecciones del próximo 1 de julio.

La exaspirante presidencial, su compañero, Carlos González, y miembros concejales y concejalas del CIG, dijeron en conferencia de prensa que, además de no apoyar a ningún candidato presidencial como se les ha insinuado, tampoco llamarán a votar o a la abstención, sino que seguirán buscando “a todos los de abajo para desmontar el pestilente poder de arriba”.

Y luego, llamaron a todos esos pueblos: “Voten o no voten, organícense. Caminaremos construyendo las claves para sanar el mundo”.

Los conferencistas recordaron que “con el pretexto del período de recolección de firmas”, recorrieron los territorios indígenas del país, donde hicieron crecer su propuesta política de abajo, “desde donde se visibilizó la lucha de muchos pueblos originarios, sus problemas y sus propuestas”.

En pronunciamiento conjunto, dijeron que, con su participación en el proceso electoral, “le reiteramos a los pueblos indígena y no indígenas de México que no permaneceremos quietos mientras se destruyen y nos arrebatan la tierra que heredamos de nuestros abuelos y que se la debemos a nuestros nietos, mientras contaminan los ríos y perforan los cerros para sacar minerales”.

Agregaron: “No nos quedaremos quietos mientras convierten la paz y la vida que venimos construyendo diariamente en guerra y muerte mediante los grupos armados que protegen sus intereses. Nuestra respuesta, no tengan duda, será la resistencia organizada y la rebeldía para sanar al país”.

Los representantes indígenas expusieron que, con la gran movilización de miles de hombres y mujeres de las redes de apoyo en todo el país, se dieron cuenta “y se hizo descaradamente visible” lo que se necesita para aparecer en la boleta electoral:

“Se necesita garantizar que somos igual o peor que ellos, que si presentamos firmas deben ser falsas o no valen, si gastamos dinero debe ser de oscura procedencia, si decimos algo debe ser una mentira, si acordamos algo serio, debe ser con los políticos corruptos, con las empresas extractivas, con los banqueros, con los cárteles de la droga, pero nunca, jamás, con el pueblo de México”.

De acuerdo con su versión, “aparecer en la boleta electoral es sólo para quienes buscan administrar el poder de arriba oprimiendo a los de abajo, porque el poder que buscan está podrido en todas sus partes”.

Esta, añadieron, “es una competencia que se puede ganar con trampa, dinero y poder, como la mercancía que son las elecciones de la clase política en la que no cabe ni cabrá la palabra de los de abajo, de los que siendo indígenas o los que sin ser parte de un pueblo originario, desprecian el poder y construyen la democracia tomando decisiones en colectivo, que luego se hacen gobierno en una calle, en un barrio, en una comunidad, un ejido, un colectivo, una ciudad o un estado”.

“Un gran cochinero”

De plano, El CNI y el CIG calificaron al proceso electoral como “un gran cochinero en el cual contiende quien pudo falsificar miles de firmas y quien tiene los miles de millones de pesos que le permitan coaccionar y comprar el voto, mientras la mayor parte del pueblo de México se debate entre la pobreza y la miseria”.

Por esta razón, agregaron, su propuesta no era igual a la de la clase política, “por eso no nos pusieron a falsificar firmas, ni a buscar y gastar dineros que el pueblo de México ocupa para atender sus necesidades vitales”.

Luego, aclararon que no se ocuparán de ganar ninguna elección ni se revolverán con la clase política, sino que es el poder de abajo que caminan buscando, “que nace de los dolores de los pueblos y por eso caminamos buscando el dolor de todos los colores que somos el pueblo de México, porque ahí está la esperanza de que nazca un buen gobierno que mande obedeciendo y solo podrá emerger de la dignidad organizada”.

Los representantes indígenas afirmaron que, por acuerdo de la segunda sesión de trabajo del Concejo Indígena de Gobierno -realizada los días 28 y 29 de abril en la Ciudad de México-, “ni el CIG ni nuestra vocera buscarán ni aceptarán ninguna alianza con ningún partido político o candidato, ni llamarán a votar o a la abstención, sino que seguiremos buscando a todos los de abajo para desmontar el pestilente poder de arriba. Voten o no voten, organícense. Caminaremos construyendo las claves para sanar el mundo”.

Por último, adelantaron que en octubre próximo convocarán a la Asamblea General del Congreso Nacional Indígena para conocer los resultados de la valoración de los originarios agrupados en el CNI, y avanzar en el siguiente paso. Fsur.

Anunciate con Nosotros