Compartir
Anunciate con Nosotros
Anunciate con Nosotros

Si las autoridades estatales no intervienen para solucionar el conflicto que existe entre habitantes de al menos 25 comunidades de Chiapas y pobladores de Oaxaca que se disputan la división de hectáreas, este problema podría terminar en enfrentamientos, advirtió Mario Hernández Hernández, Comisariado del ejido Rafael Cal y Mayor, municipio de Cintalapa.

Recordó que este problema se presentó desde 1971, sin embargo, fue a partir del 2005 cuando la situación se agudizó por el asunto limítrofe de ambos estados y se ha mantenido vigente hasta la fecha.

Culminada la comparecencia del titular de la Secretaría de Gobierno, Mario Carlos Culebro Velasco, los pobladores reclamaron al funcionario estatal la falta de atención inmediata al tema, para evitar que haya un derramamiento de sangre.

Recordó que en el 2005 les quitaron la clave de identidad del estado de Chiapas y les dieron una d3 Oaxaca; lo que significa que los pobladores dejen de acceder a los apoyos gubernamentales.

En ese sentido, puntualizó que hay una preocupación real, porque del otro lado también señalan que si el gobierno no resuelve se puede desatar un conflicto.

Solamente en el ejido Rafael Cal y Mayor, dijo el Comisariado, se tienen en disputa siete mil hectáreas que no cederán a las autoridades de Santa María Chimalapas.

Actualmente, explicó, existe una demanda donde les advierten a los habitantes del lado chiapaneco de un desalojo por parte de las autoridades oaxaqueñas.

Finalmente, el titular de la Secretaría de Gobierno en Chiapas, aseguró que hay un trabajo con las autoridades federales, se está cuidando la dignidad de la población y están atentos al conflicto. Fsur.

Anunciate con Nosotros