Compartir
Anunciate con Nosotros
Anunciate con Nosotros

Cientos de niños disfrutaron este domingo de los temas de “Cri-Cri”, mientras que los adultos revivieron su infancia, en el espectáculo “Que dejen toditos los sueños abiertos”, a cargo de Mario Iván Martínez, mismo que se repetirá el próximo 15 de abril en el Teatro de la Ciudad “Esperanza Iris”.

El actor y músico, además de divertir al relatar historias, busca abrir camino hacia el conocimiento, por lo que en este segundo tributo a Francisco Gabilondo Soler, en el marco de los 110 años de su natalicio, rescató aspectos y canciones poco conocidos de este gran compositor.

Dijo que cumplió 10 años como embajador de la obra de “Cri-Cri”, lo cual consideró ante el público como su mayor privilegio, por lo que explicó que el espectáculo estaba hecho para imaginar con música.

El cantante, quien también celebra 20 años como cuentacuentos, compartió escenario con los jóvenes artistas Jimena Parés y Pablo Rodríguez, quienes le ayudaron a dar vida a temas como “Ché Araña”, “Chong Ki Fu” y “El jicote aguamielero”.

“La marcha de las letras” fue el tema que dio inicio al espectáculo, el cual emocionó por igual a chicos y grandes, quienes acompañaron a las vocales con sus palmas, mientras que en una pantalla en el escenario mostró la imagen de Francisco Gabilondo.

Durante el espectáculo, de poco más de una hora de duración, la pantalla reflejó diversos animales, paisajes y los países que recorrió “Cri-Cri”, como España, China así como otros en Sudamérica, y que fueron parte de su inspiración para crear 260 canciones, como señaló Mario Iván.

“Que dejen toditos los sueños abiertos”, además de música, estuvo lleno de chistes y un poco de historia, que contaba la marioneta de “Cri Cri”, además de otros personajes como una tortuga y un chinito, mientras que Jimena Parés se caracterizó como “La sirenita” y “La princesa caramelo”.

Otros temas fueron “Jorobita”, “La Sirenita”, “El fantasma”, pero entre los más clásicos, y por ende los más aplaudidos, estuvieron “Caminito de la escuela”, “Juan pestañas” y “El ratón vaquero”, con el que cerró el espectáculo, por lo que fue el público el encargado de cantar el tema a petición de Mario Iván.

El actor destacó que su proyecto de vida era llevar a los niños buena música y buena literatura, por lo que promovió sus audiolibros, los cuales llegaban hoy al volumen 21 y 22, y tras dar diversos mensajes a los niños, aseguró que firmaría los discos a quienes quisieran acercarse a él al finalizar la función. Fsur.

Anunciate con Nosotros