Compartir
Anunciate con Nosotros
Anunciate con Nosotros

Hay una delgada línea entre que nos agrade o no un político por el simple hecho de no cumplir con nuestra expectativa, pero déjenme decirles que nos guste o no, hay políticos que con sus obras han hecho importantes aportaciones para el estado, ya que al final, al menos algunos, sí desean que a Chiapas y a los chiapanecos nos vaya bien.

No es cosa de irnos de boca o simplemente ser tapiz de alguien, pero hay obras como el Puente Chiapas, realizada durante la administración de Pablo Salazar que, beneficiaron al estado de una manera mayúscula, que permitieron la llegada de inversiones de otros lugares y acortaron los tiempos de traslado para las empresas, el turismo y las ayudas para emergencias.

Esta magna obra que desde un inicio se planteó como de grandes alcances y de importancia nacional, ha sido la puerta grande para la llegada de más visitantes y mayor inversión privada, no lo digo yo, lo dicen los números, sin duda alguna fue una de las tantas cosas que hizo bien el exgobernador Salazar Mendiguchía.

La obra del Puente Chiapas marcó desde su inicio una serie de beneficios tales como que la distancia entre la Ciudad de México y Tuxtla Gutiérrez disminuyó a 861 km, lo que significó una reducción de cerca de 100 km menos que el recorrido anterior, permitiendo un tránsito promedio diario anual estimado de 4,800 vehículos, además de que contribuyó al desarrollo de Veracruz, Tabasco y Chiapas.

Nos guste o no, con el Puente Chiapas, los gastos de operación de los vehículos de carga y pasaje disminuyeron el 12 por ciento, lo que arrojó un ahorro anual de casi 600 millones de pesos.

También, se redujeron los costos de operación en los precios de nuestros productos primarios en un casi 20 por ciento, lo que incrementó el valor de los cultivos en la entidad.

Asimismo, y con base a los datos arrojados por Banamex, tan solo en la reducción de la distancia entre Tuxtla Gutiérrez y Ciudad de México, el Producto Interno Bruto estatal se incrementó casi en un dos por ciento, lo que representó más de dos mil millones de pesos al año.

No sé ustedes, pero al menos a mí esa obra sí me gustó, pero también hay que aclarar, así nuestros números sean muy bonitos y de premio, no hay que dejar de lado que las siguientes administraciones después de la obra, no han sabido traer crecimiento y desarrollo como cuando el Puente Chiapas.

Ahora la pregunta es, dejando de lado los intereses personales ¿Usted cree que alguien que trajo semejante obra, es un mal político? ¿O es simplemente que su atracción para el voto es mero fanatismo? Vote con sentido, vote con idea, y sobre todo, vote con derecho, y busque al que le hace bien a los chiapanecos, no defiendo a Pablo ni los obligaré a votar por él, pero ahí están los datos y los datos no mienten. Fsur.

Anunciate con Nosotros