Compartir
Anunciate con Nosotros
Anunciate con Nosotros

Las enfermedades atribuibles al consumo del tabaco en México tienen un impacto negativo en las finanzas públicas, estimado en unos 43 mil millones de pesos, de acuerdo con el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP).

El órgano de apoyo al trabajo legislativo de la Cámara de Diputados expuso que esto se debe a que se destinan recursos públicos para atender tales padecimientos por 81 mil 132 millones de pesos y solo se obtiene una recaudación por concepto de Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) de 39 mil 123.6 millones.

En la nota informativa “El tabaquismo y su efecto en las finanzas públicas 2007-2017”, apunta que el tabaquismo tiene un costo tanto en términos sociales como económicos para las familias y para el Estado.

Cobra relevancia el costo para la hacienda pública: su magnitud se estima de 81 mil 132 millones de pesos en 2017 en las finanzas del gobierno federal, cifra que representa 2.8 por ciento de los ingresos tributarios y 58.3 por ciento de los ingresos obtenidos por el IEPS no petrolero.

Así, se considera como uno de los padecimientos prevenibles más costosos para el erario público, además de su alto costo social, por ser una enfermedad prevenible relacionada con distintos tipos de cáncer y con otras afecciones.

Entre estas menciona la cardiopatía isquémica, enfermedades vasculares cerebrales, bronquitis crónica, enfisema pulmonar y la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), por señalar sólo las principales.

En México, la industria tabacalera utiliza 5.0 por ciento de la superficie cultivada, participa con 0.1 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) y 0.2 por ciento de la producción manufacturera, además de ocupar 0.06 por ciento de los empleados en el sector manufacturero.

En contraste, su consumo genera múltiples enfermedades cuyo costo para el gobierno representa el 0.4 por ciento del PIB, subraya el CEFP.

Sostuvo que a raíz del reciente incremento en las tasas y las políticas públicas implementadas para evitar el consumo de cigarros, puros y tabacos labrados, se redujo temporalmente la venta de estos bienes.

No obstante, en el mediano plazo se observa que las medidas perdieron efecto al recuperarse de manera significativa la venta y consumo de cigarros y tabacos labrados.

Por ello, sostiene el organismo, la forma más eficaz para combatir el consumo de este producto es elevar la proporción de impuestos como porcentaje del precio, lo cual es compatible con las mejores prácticas internacionales y es característico de países con políticas públicas exitosas en materia de control del tabaco. Fsur.

Anunciate con Nosotros