Compartir
Anunciate con Nosotros
Anunciate con Nosotros

Zenyazen Flores | El Financiero

En enero de 2018, el valor de la canasta alimentaria básica aumentó 8.8 por ciento en el ámbito rural y 8.69 por ciento en las zonas urbanas, porcentajes que se ubicaron por arriba de la inflación observada en el primer mes del año, que fue de 5.5 por ciento, reportó el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Los porcentajes en que incrementó la canasta alimentaria tanto en zonas rurales y urbanas representaron la mayor variación a la alza en el costo de los alimentos básicos para un mes de enero desde el 2009, indicó el Coneval en su reporte mensual sobre la evolución de las líneas de bienestar de la pobreza multidimensional.

En 2009, las variaciones anuales de la canasta alimentaria en el ámbito rural fue de 9.76 por ciento y en el urbano de 9.12 por ciento.

En enero de 2018, la canasta alimentaria básica en el ámbito rural tuvo un valor de mil 61.46 pesos mensuales corrientes por persona, lo que implicó un aumento de 8.8 por ciento respecto de igual es del año pasado.

En el ámbito urbano, la canasta alimentaria básica tuvo un valor de mil 490.86 pesos mensuales corrientes por persona; es decir, un incremento de 8.69 por ciento comparado con enero de 2017.

Consultado sobre el aumento de los productos básicos durante el mes de enero, el titular de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), José Calzada Rovirosa, dijo que algunos productos suben de precio temporalmente, pero en meses siguientes se diluyen.

“Diciembre y enero es donde tenemos el mayor incremento por cuestiones de temporalidad y por cuestiones de clima; esperamos que para febrero y hacia abril se normalicen los precios de los productos. Pero esto es una constante de casi todos los años”, dijo Rovirosa en conferencia de prensa para hacer un balance del sector agroalimentario en 2017-2018.

No obstante, reconoció que aspectos como el tipo de cambio pueden influir en la cadena de producción de los productos agroalimentarios, lo que encarece algunos insumos temporalmente.

“Hay que recordar que cuando sube el tipo de cambio se encarecen o se abaratan productos al exterior; pero los insumos como fertilizantes y insumos para el campo se encarecen y eso sí nos afecta la cadena de producción. El año pasado tuvimos picos del precio del dólar respecto al peso mexicano en enero y febrero, y después disminuyó y las cosas se equilibraron”.

La canasta básica es conocida también como Línea de Bienestar Mínimo y se compone por 36 productos como son tortilla, pan blanco, arroz, carne de pollo, leche, chile, jitomate, frijol, azúcar, refresco, carne de cerdo, chorizo, jamón, jugos y néctares, y huevo.

Precisamente en el costo del huevo, en días recientes se ha registrado un aumento en el precio de este producto, alcanzando un precio de hasta 42 pesos por kilogramo a la venta en consumidor final.

Calzada Rovirosa dijo que según los registros de Sagarpa el precio del kilogramo de huevo es de 32 pesos; no obstante, dijo que se reunirá con autoridades de la Secretaría de Economía para revisar si el aumento en el precio se está dando en la cadena de distribución.

“No tenemos problemas de producción; al contrario, hemos incrementado la producción de huevo, no hay motivo para que se incremente del lado del productor el precio; voy a hablar con Economía para checar la cadena de abasto de huevo más que el hecho de la producción, y ver si bien no se trata de una circunstancia que sea ilegal en el precio al consumidor final”, apuntó. Fsur.

Anunciate con Nosotros