Compartir
Anunciate con Nosotros
Anunciate con Nosotros

Germán Martínez Cázares, ex presidente nacional del Partido Acción Nacional (PAN), da a conocer hoy que Andrés Manuel López Obrador, precandidato del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), lo invitó a ser Fiscal General.

También cuestionó si el miedo de la clase política a que el dirigente de izquierda sea Presidente de México no es “pánico a perder privilegios para cosechar dinero al amparo del poder”.

Martínez Cázares, nacido en Quiroga, Michoacán, es miembro del Partido Acción Nacional y fue uno de los hombres más cercanos de Felipe Calderón Hinojosa. Fue Secretario de la Función Pública en el gobierno de Calderón y después​ dirigente nacional panista hasta 2009, cuando anunció su renuncia después de la estrepitosa derrota de su partido.

El castigo al PAN se extendió hasta 2012, cuando perdió la Presidencia y se convirtió en la tercera fuerza política. La renuncia de Martínez Cázares se interpretó, en su momento, como un distanciamiento con Felipe Calderón, paisano y amigo, uno del círculo más íntimo.

“Andrés Manuel López Obrador me invitó a ser candidato a Fiscal General de la República. Le agradezco públicamente y lo tomo como un honor”, dijo en un texto publicado en el diario capitalino Reforma.

“El gesto político, más que legal, de López Obrador de buscarme (perdón por la referencia personal; no es alarde, ni soy ejemplo para nadie), tiene algo hondo por resaltar: es un esfuerzo cívico de entendimiento, y quien sea el próximo Presidente necesitará reconciliar al país”, agregó.

“Opino, escribo e impugno sus visiones económicas y sociales, formé parte del comité de campaña presidencial que lo venció en 2006 por unos cuantos votos; concedí entrevistas, arengué en mítines, repartí volantes, todo para que no llegara a Palacio Nacional, y presidí al PAN, su acérrimo rival, y sin embargo, me convocó”, agrega el ex dirigente nacional panista.

Martínez dice que desconfía y rechaza a algunos personajes que rodean a Andrés Manuel. “Exactamente igual que a otros que militan o medran en mi partido y con máscaras de pureza intentan tapar rostros de inmundicia”, agrega.

Pero, agrega, “su oferta fue auténtica. También señalo su acierto al no distinguir delincuentes: quieren persecución pareja a homicidas, secuestradores y también, por ejemplo, a los que hacen negociazos fuera de la ley, alrededor del nuevo aeropuerto de la CDMX o de cualquier obra pública amañada. Odebrecht reposa placenteramente. La convocatoria moral de López Obrador contra la corrupción es irrebatible. ¿El miedo a su Presidencia no es el pánico a perder privilegios para cosechar dinero al amparo del poder?”

“¿Me (nos) puede engañar? La respuesta sin duda es sí. Por eso debemos cuidar el sistema de límites, división y rendición de cuentas en el ejercicio de todos los poderes. Ojo. Si Andrés Manuel gana, tendría menos poder que Vicente Fox, del que fui su abogado y siento vergüenza haberlo llevado a la silla presidencial. Es incomparable el enorme sentido de la historia de México que tiene el tabasqueño, frente a la asnería del que sacó (y metió) al PRI de Los Pinos”, señala en su colaboración en Reforma.

Martínez Cázares dice que “Obrador me invitó porque pienso distinto y no me puso condiciones. Me sorprendió la propuesta, habla más de su templanza que de mis merecimientos. No busco acomodo, ni lucimiento”. Fsur.

Anunciate con Nosotros