Compartir
Anunciate con Nosotros
Anunciate con Nosotros

San Cristóbal de Las Casas, Chiapas. – A siete ascendió el número de  personas que fallecieron del 18 de octubre a la fecha por el conflicto de límites entre los municipios de Chenalhó y Chalchihuitán, un trance que data desde hace 45 años, denunció el responsable de la pastoral social de la diócesis de San Cristóbal de Las Casas, Marcelo Pérez.

El sacerdote Marcelo Pérez Pérez, párroco de Simojovel, quien recordó que la primera víctima fue Samuel Luna Girón, de la comunidad de Canalumtic, municipio de Chalchihuitán, asesinado a balazos esa fecha por habitantes de Chenalhó, con lo que se avivó la disputa por 900 hectáreas ubicadas en los linderos.

Otras seis personas, agregó han fallecido en los días recientes a causa de falta de alimentos y de atención médica porque se encuentran desplazados de sus comunidades.

El sacerdote Marcelo Pérez precisó que entre los fallecidos se encuentran una niña de dos años, hija de Pedro Pérez, del paraje Pom, y un recién nacido, ambos de Canalumtic.

Asimismo indicó que también fallecieron una niña adoptada por Martín Girón Rodríguez, de Pom y Marcelino Gómez López, quien padecía diabetes y no recibió la atención médica necesaria porque el centro de salud de Chalchihuitán estaba cerrado y no fue posible trasladarlo a otro municipio por el bloqueo colocado desde el 14 de noviembre en Las Limas, por pobladores de Chenalhó.

“Por el frío y en medio de una situación de tristeza”, también murió Domingo Girón Luna, de 70 años, de Pom, además de Martín Girón Rodríguez, de 80 años, de Canalumntic, a causa del frío, dijo.

De acuerdo a diversos organismos civiles, alrededor de cinco mil indígenas de Chalchihuitán permanecen desplazados de sus comunidades, debido a que sus vecinos de Chenalhó, de donde se reportan mil desplazados, disparan constantemente sus armas de fuego para atemorizarlos.

Se espera que el Tribunal Unitario Agrario dé a conocer el fallo correspondiente sobre el conflicto de límites a más tardar el próximo 15 de este mes.

El obispo de San Cristóbal de Las Casas, Felipe Arizmendi Esquivel, pidió hace unos días a los gobiernos federal y estatal, así como a las autoridades municipales de Chenalhó y Chalchihuitán, resolver de forma inmediata y pacífica el conflicto agrario y de límites en la zona, porque todas las condiciones están dadas para una matanza como la de Acteal.

Arizmendi Esquivel se manifestó muy preocupado porque cada día hay más violencia y conflicto entre esos dos municipios. Fsur.

Anunciate con Nosotros