Compartir
Anunciate con Nosotros
Anunciate con Nosotros

640ff83d-91b0-4b9b-97bb-20552894b432

Simón VALANCI BUZALI es un político rastrero y un explotador de trabajadores de la información.

Como político tiene gran facilidad para arrastrarse frente al poder, e inclusive de hacerlo públicamente, sin el mínimo pudor.

Si de escalar se trata, no le importa bajarse los pantalones y ponerse de rodillas con tal de lograrlo.

Una diputación plurinominal bien lo vale. Una senaduría, también.

Por eso ha brincado, cual chapulín, de una diputación local a una federal, y luego al revés.

Y si para ello tiene que llamarle papá al presidente o al gobernador, frente a la prensa local, frente a la televisión, frente a otros legisladores, en el mismo pleno de sesiones, lo hace sin el mejor sentido del pudor.

La división de poderes, pues, no existe para el empresario de la comunicación. Existe sólo un poder y la ambición de adherirse a él, a como dé lugar.

Pero también utiliza a los trabajadores de la comunicación para lograr tales objetivos, a quienes ordena golpear, si se requiere, a ese mismo poder.

Sin embargo, muchos de sus trabajadores lo han denunciado por violación de sus derechos laborales.

Varios comunicadores han sido víctimas de su muy estilo de administrar, poniéndolos a trabajar pero sin pagar.

Luego, ante el menor reclamo, fuertes amenazas y las terribles campañas de difamación, utilizando sus medios de información.

Y, al disponer del poder económico y político, todo queda en la impunidad.

Imposible que la Procuraduría General de Justicia del Estado de Chiapas quiera ponérsele en frente ante una demanda penal.

No lo hará jamás pues de todos modos el gobernador habrá de ordenar archivar cualquier denuncia, so pena de ser, a su vez, víctima de sus campañas de difamación.

Hoy sólo las redes sociales están socavando su poder.

Ya la ciudadanía está más pendiente de las noticias que llegan a su celular que de las calumnias publicadas en sus estaciones de radiodifusión.

Por eso el Gran Barón de los medios de comunicación está dejándolo de ser, y ya no podrá colocar en el congreso local a su parentela, por quienes el pueblo jamás ha salido a votar. Fsur.

Anunciate con Nosotros