Compartir
Anunciate con Nosotros
Anunciate con Nosotros

1d22e09b-28c0-41be-aa28-2019f1f6d12eRaúl Cancino

Nuestros viejitos, nuestros antepasados en sus momentos de conversación nos decían, que “aunque muy tarde” no hay mentira que dure toda la vida.

Lo anterior es, por esos 20 minutos maravillosos en que nuestro PAPA FRANCISCO, reconoció con su oración ante el sepulcro de TATIK SAMUEL, que esa iglesia comprometida con la opción preferencial por los pobres, es la verdadera iglesia de CRISTO. Y que aquellos de la cúpula eclesiástica, amante de la riqueza, de salir a un lado de los poderosos, de los ricos, esos clérigos que siempre buscaban aislar a Don Samuel del acercamiento con los Papas, esos eran  y seguirán siendo los Fariseos, los que en su momento Jesús nuestro Señor y Dios, les llamó “sepulcros blanqueados”. Porque eran y son los que se golpean el pecho en cada misa o celebración, pero que cuestionan a esa iglesia viva que Jesús nuestro Dios nos enseñó con la opción preferencial de los pobres, de la visita a los enfermos, de la defensa de los que injustamente están en las cárceles, de la denuncia de la violación  a los Derechos Humanos y esto fue lo que Don Samuel hizo y es lo que nuestro Papa Francisco está haciendo.

Pero no fue sólo el hecho de la visita al sepulcro sino que lo más importante fue darle el reconocimiento de esa iglesia viva que hizo Don Samuel, la iglesia autóctona, la iglesia hermana, la iglesia de los “pata rajadas”, la iglesia de los indios, de los choles, de los tojolabales, de los tzotziles, de los canjobales, la iglesia de los tzeltales, de los cahaslanes. La iglesia que camina con el pueblo.

Ojalá y hoy los “auténticos coletos” o bien los clérigos conservadores, pidan perdón y reconozcan que se equivocaron al juzgar injustamente a TATIK SAMUEL, y que la iglesia católica debe de entender hoy más que nunca que hay que salir a las calles, a tocar las puertas de las casas y los corazones de los cristianos para recuperar el tiempo perdido.

Qué mejor reconocimiento que hoy la palabra de Dios sea dada a conocer en la lengua nativa y castellano, qué mejor reconocimiento que él autorizara la consagración de los diáconos, qué mejor reconocimiento que el llamado que hizo TATIK FRANCISCO, con el cuidado de la madre tierra.

Ojalá que nuestros mandatarios abran su corazón para cuidar a nuestra madre tierra, para que ya no sigan envenenando con tanto fertilizante que destruye la tierra y enferma nuestro cuerpo.

Gracias Papa Francisco, gracias Tatik Samuel por tu enseñanza, por tu inmenso amor y misericordia, gracias Tatik Francisco por visitar nuestras tierras, por abrazar con amor a nuestros indígenas a nuestras familias y a nuestro pueblo.

Bendito eres hermano Francisco. Fsur.

Anunciate con Nosotros