Compartir
Anunciate con Nosotros
Anunciate con Nosotros

bb8425cc-53e9-47b0-b2bd-908fe81328bb

Disraelí E. Ángel Cifuentes

Comitán de Domínguez, Chiapas. – Al regidor José Valenti Manzo Monjarás le va muy bien viviendo de la política.

Al ex diputado local (se ignora cómo llegó a serlo, si no fue candidato a nada) le queda muy bien aquello de que “vivir de la política es vivir bien, es acertar”.

No importa que a México o Chiapas le vaya mal, o esté la peor crisis económica, José Valenti Manzo Monjarás vive bien y nunca le afecta.

Y si alguna vez el político comiteco hablara de crisis y convocara a apretarse el cinturón, sería un llamado para que el pueblo aguante, no una medida de austeridad que él vaya a tomar. No para quien tiene paga para tener chofer las 24 horas a su disposición en lujosa camioneta cerrada.

La canasta básica de la gente de a pie podrá reducirse a lo más elemental para no morir de inanición, pero la paga de José Valenti Manzo Monjarás no merma jamás. Sus viáticos siguen entregándose al día, su sueldo igual y sus “moches” mucho mejor. Sobre todo los “moches”.

José Valenti Manzo Monjarás siempre tiene en exceso, pues al manejar dinero del pueblo que suda su frente para ganarlo, lo gasta sin piedad. Casualmente mientras más jodido vive el pueblo, José Valenti Manzo Monjarás vive mejor.

¿Por qué nunca las crisis económicas le afecta al ahora regidor plurinominal del PVEM? José Valenti Manzo Monjarás lo sabe: Porque él es político y son los políticos quienes las crean y las administran. Si alguien tiene que amarrarse los pantalones y apretar el cinturón en tiempos de crisis es el pueblo, el que produce y genera la economía, por cierto.

No es lo mismo trabajar honradamente y gastar su propio dinero, que vivir de la política, que es igual a comer, beber, calzar y rodar del dinero público, de quienes pagamos nuestros impuestos.

Toda la paga que llegue a acumular José Valenti Manzo Monjarás en realidad es dinero del pueblo. Mientras más dinero acumule puede decirse, con propiedad, que es lana que robó del erario público, en este caso estatal, porque como plurirregidor recibe una miseria, según la nómina.

Imposible comparar las grandes construcciones que José Valenti Manzo Monjarás tiene como vivienda con el terrenito de diez de ancho por veinte de fondo con una galera del sufrido pueblo, esto desde los tristes acontecimientos de CaDoMi.

Pero vivir del pueblo tiene su chiste y hay que saber ganarlo. Como ocurre con los pastores de las diferentes iglesias, quienes también viven en la opulencia y grandes palacios, gracias al dinero de sus feligreses, los políticos se ganan toda esa paga mal habida con saliva y más saliva, o, lo que es lo mismo, la promesa de un mundo mejor.

José Valenti Manzo Monjarás sabe echar buena saliva y convence al de enfrente de que, muy pronto (aunque al final siempre ocurre lo contrario) le va a ir mejor, siempre que lo apoyen a él.

Por cierto, José Valenti Manzo Monjarás, ¿te habrá dado la bienvenida Don Arnulfo Cordero Alfonzo al reducido círculo de los millonarios? Fsur.

Anunciate con Nosotros