Compartir
Anunciate con Nosotros
Anunciate con Nosotros

1471c4a4-dde8-4cf9-b211-0879069f1e06

Juan Carlos Gómez Aranda, el Secretario General de Gobierno de Chiapas, cometió un error grave: Traicionar al Diálogo.

Llamó a 36 indígenas a dialogar con él para resolver el conflicto en el municipio de Oxchuc, y en pleno proceso de diálogo ordenó su detención.

Error grave.

Bueno, si fueron órdenes de su jefe, el gobernador Manuel Velasco Coello, doblemente grave.

Si para eso no se necesita estudios universitarios.

Ahora todo el mundo sabe que si el Secretario de Gobierno manda a llamar a las partes de un conflicto para dizque resolverlo, la mitad de los que entren a palacio al proceso de diálogo va a ser detenida ahí mismo y enviada a la cárcel.

¿Quién va acudir a otro llamado al diálogo sabiendo el tipo de Secretario de Gobierno que tiene el Güero Velasco?

Pues nadie.

Por eso, ahora el Gobierno del Estado tiene dos opciones: Destituir a Juan Carlos Gómez Aranda del cargo o violar el principio del estado laico que pregonara Benito Juárez hace casi dos siglos.

Porque ahora ninguna organización social va a acudir a un llamado de la Secretaría de Gobierno para resolver un problema por la vía del diálogo, pues ahí les espera la cárcel.

Ahora quien deberá realizar la convocatoria a cualquier proceso de diálogo en Chiapas es el Obispo de San Cristóbal, Felipe Arizmendi Esquivel.

Así lo anunció el propio Juan Carlos Gómez Aranda, también conocido como “El Maderito”.

Pues sí; no hay de otra; se traicionó a sí mismo y a la función de la secretaría a su cargo.

Ya no puede desempeñar el cargo. Se lo está dejando al Obispo Felipe Arizmendi Esquivel.

Y como el clero lo que anhela es recuperar el poder político, obviamente lo aceptará.

En la práctica es un adiós al laicismo. Fsur. 

Anunciate con Nosotros