Compartir
Anunciate con Nosotros
Anunciate con Nosotros

7bee13aa-5383-43a4-aef4-60f74203a8c8                                                                                                               Ángel Gordillo

El cacique de la política se llama Martín Gordillo Argüello y es de Tzimol.

Tres veces alcalde por el PRI, lo han convertido en el hombre más rico, o el único millonario, de ese municipio.

Si hace años don Arnulfo Cordero Alfonso dijo que “ya estamos completos los ricos”, fue porque no tomó en cuenta al hoy presidente municipal de Tzimol, quien usaría la vía política para enriquecerse a manos llenas.

Ahora Gordillo Argüello es, no sólo alcalde de un municipio muy pobre, con gente que con grandes dificultades come dos veces al día, sino también próspero empresario.

Es empresario gasolinero, y ya sabemos cómo les va de bien a los expendedores de gasolina, quienes no sólo tienen un envidiable 8 por ciento de utilidad lícitamente, sino que además roban excesivamente al vender litros incompletos.

Aire en lugar de gasolina paga el conductor durante varios segundos en cada ocasión que llega a llenar su tanque de combustible, un producto que da la naturaleza y por el que a nadie se le había ocurrido hacer negocios, pero los empresarios gasolineros ya le hallaron el modo: Nos venden aire muy caro que se suministra a los tanques de los vehículos.

Pero en Tzimol hay doble robo; el alcalde tzimolense no se contenta con robar el dinero del pueblo a través de los “diezmos” por cada obra realizada por el municipio, sino que ahora también roba vendiendo aire en lugar de gasolina.

Más otro súper negocio del que El Fronterizo del Sur dará cuenta en próximas entregas. Priista tenía que ser. Fsur.

Anunciate con Nosotros
Compartir
Artículo anteriorNo a la Impunidad verde
Artículo siguienteRudos contra técnicos