Compartir
Anunciate con Nosotros
Anunciate con Nosotros

Danglis López

Ahora resulta que como el alcalde comiteco, Mario Guillén «Fox», dicen que es muy macho, el ayuntamiento no va a tolerar a las personas del llamado tercer sexo. Homofóbicos son.

Esta homofobia se está dejando ver con la detención y encarcelamiento de jóvenes travestis comitecos cuyo único pecado es vestirse de mujer.

Bueno, también se pintan como mujer, caminan como mujer, hablan como mujer pero tienen voz de hombre y ésta los delata.

La víctima de este ayuntamiento fue Daniel Jacob Santiago Pérez, un joven que no oculta su homosexualidad, quien este 7 de diciembre fue detenido por ir vestido con prendas femeninas y con maquillaje que la hacían ver como una auténtica mujer.

Un grupo de policías  municipales lo descubrieron y le dijeron que no podía sentarse en una banca del boulevard, a la altura del Segundo Nivel.

El joven, que iba acompañado de otros chicos homosexuales, no se dejó amedrentar, y, mientras sus amigos decidieron levantarse, Santiago Pérez decidió responderles en el sentido de no estar cometiendo ningún delito al sentarse.

Sin embargo, los agentes se enfurecieron  y comenzaron a llamarlo de forma despectiva, refiriéndose a su orientación sexual.

Ello dio paso a que el travesti le dijera que si su problema era por ser homofóbico, eso no le daba derecho a agredir a ningún gay ni a prohibirle caminar o sentarse en ningún lado.

“Ah te vas a poner pendejo, pinche puto, entonces te vamos a subir a la patrulla y a ver cómo le haces para salir”, le dijeron, al tiempo que de manera violenta lo subían a la unidad oficial.

Sin embargo, los cobardes elementos, que son los únicos que hablan o escriben a la hora de dar el “parte”, acusaron al joven travesti de pretender agredirlos, por lo que fue encarcelado.

Horas más tarde, cuando los familiares del joven hicieron acto de presencia, le dejaron ir una multa de un mil 200 pesos, por el nuevo “delito” de ser gay. Fsur.

Anunciate con Nosotros