Compartir
Anunciate con Nosotros
Anunciate con Nosotros

Disraelí E. Ángel Cifuentes

Este fin de semana estuvo el Secretario de Turismo, Mario Uvence, en la ciudad de Comitán de Domínguez, como parte de algunas de sus actividades.

Acudió a una invitación de algún cositía, para la presentación de un libro culinario de Chiapas,

Dentro de su discurso dijo que hacía unas horas, había sostenido una reunión muy importante con hoteleros, y que lamentablemente NI UN REPRESENTANTE del ayuntamiento tuvo a bien presentarse, quienes, al parecer, se sienten las divas y sin necesidad de trabajar en día sábado.

“Esto es muy lamentable”, reiteró, con énfasis, el titular de Turismo Estatal, para que no hubiera dudas de su natural molestia, pues en el trabajo a favor de la entidad y del municipio se debe hacer equipo y sumar esfuerzos.

Al parecer, Mario Guillén “Fox”, el alcalde comiteco, prefiere ir a cuidar sus vacas y caballos a su rancho que trabajar para las comitecas y comitecos, como lo mandataron las urnas.

Lo extraño es que tampoco apareció en el lugar “La Juncia”, perdón, Adriana de la Vega, la Directora de Turismo Municipal.

Digo “extraño”, porque nunca falta a ningún evento (así sea de bacheo) robando cámara. Y esta vez sí debía estar.

Podrá hacer falta el frijol en la dieta del campesino chiapaneco más humilde, pero no Adriana de la Vega a un evento.

Podrá hacer falta el jitomate en algún guiso comiteco, pero no Adriana de la Vega; eso jamás.

Podrá hacer falta la sal en la cocina, pero no “La Juncia”.

Podrá hacer falta una corcholata en la cantina de “Los Chendos”, en “La Malquerida”, “Salsipuedes”, “El Garibaldi”, “El Son de la Negra”, “Los Reyes”, “El Superpollito”, “El Michemóvil”, “Los Popeye’s”, “La Oveja Negra”, “Infinity Wings Comitán”, “City Pub Comitán”, “Lucy” Uno Dos y Tres o “El Babilonia”, pero no “La Juncia” en un evento, el que sea.

Con razón todo el mundo se sentía extrañado que no llegara “La Juncia” con sus aires de comiteca de pura cepa y priista de abolengo.

Y nos dieron las diez y las once, las doce y la una y la sorpresa seguía consumándose: Adriana de la Vega, por primera vez en lo que va de este trienio, no había acudido a un evento y sus aires de grandeza hacían falta, por lo menos para la comidilla.

Cuando se escucharon las palabras del Secretario de Turismo todo mundo volteó a buscar a La Juncia, casi, casi, le hablaban a ella por su responsabilidad al frente del turismo municipal, y, claro, a su jefe, el alcalde Mario Guillén “Fox”.

“¿La indicada para haber venido era La Juncia, ¿o no?”, se decían unos a otras y al revés.

Ya casi se consumaba el milagro de su ausencia cuando…. Taratataaaaan

¡Se hizo La Juncia!

La Juncia sí llegó. No faltó. No ha faltado nunca.

Cuando ya el evento había terminado, mero a la hora del brindis, la susodicha llegó, La Juncia entró, por delante iban sus aires de comiteca de pura cepa, su priismo de abolengo.

 Y se abalanzó sobre Mario Uvence para solicitarle “una foto”, “una selfie”.

O sea, entrando y echando lumbre.

Imposible que pase desapercibida.

La Juncia llegó y atropelladamente lo interrumpió de la conversación para jalonearlo y decirle “soy la Directora de Turismo, Adriana de la Vega, regáleme una foto”.

Se le olvidó decirle al titular de Turismo: “soy La Juncia”, su auténtico mote comiteco, este pueblo tan dado a los apodos o bautizos de última hora, y tan lleno de gracia también, pues tiene una imaginación vívida que a todo le halla modo, horma y mote.

El Secretario, disgustado por la grosera actitud, pero accedió a tomarse la foto… La educación por delante. Lo cortés no quita lo valiente, ni lo enojado, o al revés, lo enojado no le quitó lo cortés, y a pesar del olor a juncia posó con La Juncia. Fsur.

Anunciate con Nosotros