Compartir
Anunciate con Nosotros
Anunciate con Nosotros

Ya me dijeron que no debo dormir en la cama de Lalo.

Me atreví a acostarme ahí porque mi papi se puso a trabajar en el escritorio de ese cuarto y yo siempre lo acompaño a donde se meta, pero como el piso estaba muy duro y frío, pues decidí descansar ahí, mientras él hacía lo suyo.

Bueno, con decirles que hasta me dormí. Y ya dormido, que papi decide tomarme una foto y subirla a mi Facebook.

Ese fue el problema. Ahí se desencadenó todo, porque el Lalo reconoció su cama y preguntó: ¿Pero por qué se duerme en mi cama?

Y, ya despierto yo, respondí que porque esa cama es para un reyecito.

Entonces la ex, la famosa ex, que suelta su veneno diciendo que el Wero Valentín no es ningún reyecito sino sólo un peludo con suerte.

Para qué dijo eso. Tragedia en mi alma.

Ahí me tienen: llore y llore, largo rato.

Y al escribir en mi cuenta “Snif snif snif me dijeron que no soy un reyecito… Sino un peludo con suerte… Snif snif snif”, fue cuando la linda Gaby Hidalgo Nápoles arribó a mi sufrido corazón con mágicas palabras: “Pobrecito, pero no hagas caso werito, mientras usted sea el rey de su papi, que el mundo ruede jijiji “.

Y adiós depresión. Mueve y mueve mi cola, juegue y juegue con mi Arenita. Mejor cura no pude hallar.

Cientos de mordiditas entre nosotros. Encima, mi papi humano conmigo, en su camita. Leyendo quién sabe qué.

Mi vida es completa si él está ahí.

De vez en vez lo veo dormir, rendido ante alguna emocionante película de Netflix. Es cuando llego y le pego unas lamidas en su boca, para que deje de hacer el ridículo.

“Wácala”, responde, y vuelta a leer y escribir. Fsur.

Anunciate con Nosotros