Compartir
Anunciate con Nosotros
Anunciate con Nosotros

Neruda padecía de cáncer y fallece con cáncer, pero no necesariamente muere a causa del cáncer”, señala la Secretaría Criminal de la Corte de Apelaciones de Santiago, que con base en investigaciones realizadas desde la muerte del poeta chileno, concluye que este sí pudo ser asesinado.

Un documento oficial del Gobierno de Chile reconoce por primera vez que el poeta Pablo Neruda (1904-1973) fue probablemente asesinado, según informó hoy el diario español El País, que tuvo acceso a él.

“Resulta claramente posible y altamente probable la intervención de terceros” en la muerte del Premio Nobel de Literatura, señala el informe.

El documento recoge las conclusiones que el Programa de Derechos Humanos del Ministerio del Interior de Chile envió al juez Mario Carroza Espinosa, que está encargado de la investigación de la muerte del autor, y en las que se señala que si bien Neruda padecía cáncer de próstata bastante avanzado, “consta en el proceso que, producida la muerte, no se realizaron los procedimientos médicos de rigor para determinar su causa”.

La causa de muerte corresponde en líneas generales al diagnóstico dispuesto en el Certificado Médico de Defunción, en el que “el médico tratante, sin examen del cuerpo del paciente consigna: caquexia cancerosa, cáncer prostático; como causa inmediata de muerte: metástasis cancerosa; y como causa originaria: cáncer prostático. Finalmente, como estados morbosos concomitantes: infección urinaria (ver Cuaderno Separado, fojas 4).

Sin embargo, se ha establecido que no existe la ficha médica como paciente [de la Clínica Santa María], la biopsia de la próstata, el historial médico, el informe de la autopsia [que no se realizó en el momento], ni la toma de muestas para el examen histológico y toxicológico; los cuales son documentos de gran relevancia para poder establecer la causa real de muerte”, se lee en el documento.

La Secretaría Criminal de la Corte de Apelaciones de Santiago dicta en el informe que aunque “Pablo Neruda padecía de cáncer y fallece con cáncer, no necesariamente muere a causa del cáncer”. Además, en un apartado presume una posible intervención de terceras personas en la muerte del poeta chileno por sus relaciones e ideologías políticas.

“Siendo comunista no es razonable sostener que hubiese dejado de ser considerado un enemigo del régimen militar recién instaurado, como dan cuenta los allanamientos a sus casas”.

La versión oficial sostiene que Neruda murió el 23 de septiembre de 1973 por el cáncer de próstata que sufría, si bien se ha puesto en duda desde que así lo hiciera su chofer, Manuel Araya, cuando hace unos años aseguró que la salud del escritor empeoró después de que le inyectaran una sustancia desconocida, presumiblemente dipirona.

En la Clínica Santa María de Santiago de Chile, al escritor le aplicaron una inyección o le dieron algo para ingerir que habría provocado su muerte horas después, indica el documento, que lleva fecha del 25 de marzo de este año.

Antes de morir, Neruda planeaba exiliarse en México para encabezar allí la oposición a la dictadura del General Augusto Pinochet (1973-1990), que el 11 de septiembre había dado el golpe de Estado. Este viaje fue del conocimiento de la junta militar, por lo que también se podría considerar como factor de homicidio.

El documento que desvela El País es la revelación principal de una nueva biografía del poeta que ha escrito el historiador español Mario Amorós y que se publicará la semana que viene en España y a finales de mes en Chile. Fsur.

Anunciate con Nosotros