Compartir
Anunciate con Nosotros
Anunciate con Nosotros

Piden asilo en EU

Ante el aumento alarmante de la “violencia mortal y descontrolada”, un considerable número de mexicanas y centroamericanas huyen de sus países, advirtió la agencia de la ONU para los Refugiados.

Ello supone el riesgo de una inminente crisis de refugiados en las Américas, ante la cual se requiere una acción urgente y concertada por parte de los Estados de la región, indica el organismo en un reporte publicado este miércoles.

El informe, denominado “Mujeres en la huida”, incluye entrevistas –realizadas entre abril y septiembre de 2015– a 160 mujeres, de las cuales 37 son mexicanas. Ellas llegaron a Estados Unidos después de octubre de 2013 y recibieron asilo.

Las mujeres de nacionalidad mexicana indicaron que provenían de áreas controladas por el crimen organizado y denunciaron violaciones, agresiones y amenazas por integrantes de bandas criminales.

Las víctimas entrevistadas por la ACNUR huyeron recientemente de sus hogares en El Salvador, Guatemala y Honduras, el llamado “Triángulo Norte de Centroamérica” (o TNC) y en partes de México, para escapar de la creciente violencia en sus comunidades, de acuerdo con el documento.

Las mujeres entrevistadas denunciaron cómo grupos delictivos armados aterrorizan a la población para establecer el control sobre grandes áreas de estos países y cómo las mujeres, en particular, son víctimas de formas específicas y extremas de violencia de género.

“La violencia perpetrada por los grupos delictivos organizados trasnacionales en El Salvador, Guatemala, Honduras y en ciertas partes de México se ha vuelto generalizada”, afirmó el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Antonio Guterres, en Washington durante el lanzamiento del informe “Mujeres en Fuga”.

El reporte alerta sobre una crisis de refugiados inminente, ya que mujeres y niños en México y Centroamérica se enfrentan con tasas alarmantes de violencia y persecución de grupos criminales armados, e incluso asesinatos, desapariciones, asaltos, violaciones y reclutamiento de menores.

“Mientras algunas mujeres huyen hacia los Estados Unidos, muchas otras huyen a países vecinos en Centroamérica y México, donde las solicitudes de asilo presentadas por personas que huyen de los tres países del TNC y de partes de México han aumentado de trece veces con respecto a 2008”, precisa el documento

Guterres explicó que “las dramáticas crisis de refugiados que estamos observando en el mundo hoy en día no están limitadas al Medio Oriente o a África”.

Indicó que entre 2008 y 2014 ACNUR registró que la llegada de refugiados a Estados Unidos desde los países del Triángulo Norte centroamericano se multiplicó por cinco, pero que los pedidos de refugio en México y otros países se multiplicó por 13.

“La escalada de violencia por parte de peligrosos grupos criminales bien conectados y bien armados ha superado la capacidad de los gobierno de responder” al cuadro de violencia urbana, según la ACNUR.

“Mientras los gobiernos de la región están trabajando para abordar las causas primarias de la violencia, la gente sigue huyendo. La región tiene unas de las tasas de homicidio más altas del mundo, en particular de mujeres”, destaca el reporte.

Las mujeres y sus hijos son el eslabón más frágil de la cadena, por estar expuestos a abusos durante todo el proceso, y la búsqueda de la seguridad es un “viaje a través del infierno”, afirmó el organismo.

“Todo te afecta, porque allá una mujer no vale nada”, explicó Lana, una de las mujeres entrevistadas para el informe. “Es como si tu vida no tuviera ningún valor. Ellos violan. No hay límites. No existe la autoridad. No hay nadie que los detenga”.

El reporte expone también que después de pagar valores exorbitantes a los “coyotes” muchas mujeres son golpeadas, violadas y a menudo asesinadas en el camino.

Agrega que México es el país con la situación más complicada, ya que es al mismo tiempo el origen de desplazados por la violencia; es un lugar de tránsito entre Centroamérica y Estados Unidos, y también un santuario que las centroamericanas buscan por refugio.

Un 85% por ciento de las entrevistadas dijo vivir en comunidades controladas por grupos criminales transnacionales o locales.

En tanto, un 64 por ciento reconoció que ser el blanco de amenazas y ataques por miembros de estas bandas fue una de las razones que las obligó a salir de sus países.

El reporte señala que las mujeres vivían en ambientes donde se vive una escalada violenta que incluye amenazas, extorsiones, agresiones físicas y sexuales, tanto en casa como en su comunidad, sin la protección de las autoridades.

“Mujeres que huían de algunas partes de México reportan problemas similares a los de las mujeres que huían de los países del Triángulo Norte de Centroamérica (aunque con diferentes grados). En 2014, los mexicanos pasaron a ser la principal nacionalidad en búsqueda de asilo en Estados Unidos”, según el informe.

Por último, la ACNUR recomendó a los países implicados que reconozcan la creciente situación de refugiados en la región; establecer capacidades adecuadas en las fronteras para asegurar la identificación de personas en necesidad de protección internacional;  y avanzar rápidamente hacia un enfoque regional coordinado para afrontar este problema, con miras a aumentar el acceso a la protección y las soluciones para los refugiados y a bordar las causas primarias del desplazamiento forzado. Fsur.

Anunciate con Nosotros