Compartir
Anunciate con Nosotros
Anunciate con Nosotros

Disraelí E. Ángel Cifuentes

Algo vi pasar en redes sociales sobre el exgobernador Pablo Salazar Mendiguchía (PSM).

A ver si no comienzan las madrizas mediáticas al exgobernador  chiapaneco, con plumas pagadas desde el oficialismo.

No van a faltar plumas que se presten a ello a cambio de una cuota mensual, canalizada desde el Instituto de Comunicación Social (Icoso).

El oficialismo le tiene miedo.

Tan pronto PSM se mueve un ápice y decenas de dedos son enviados a redactar columnas políticas en su contra.

La intención oficial es opacar su figura. O mandarla al ostracismo.

Mientras menos se mueva el exgobernador mejor para el gobernante en turno.

Porque si PSM asoma su rostro todo se revoluciona.

Si pudo, desde la oposición, ganarle al candidato oficial con todo y las toneladas de paga que el gobierno de Roberto Albores Guillén le inyectó a la campaña de Sami David, ya nos imaginemos lo que podría hacer si decidiera participar en otro proceso electoral en Chiapas.

¿Por qué en su administración sí fue posible realizar grandes obras de fuerte impacto?

“La construcción del Puerto Chiapas. El Aeropuerto Internacional de Tuxtla. El Puente Chiapas. Las autopistas Tuxtla Gutiérrez – Las Choapas; Tuxtla Gutiérrez – San Cristóbal de Las Casas, y el primer tramo de la autopista Ocozocuautla – Arriaga. La pavimentación de los accesos a las dieciséis cabeceras municipales que, en pleno siglo XXI, aún carecían de ellos. Se hizo la pavimentación de mil 670 kilómetros de carretera”.

¿Cuántas obras de esa envergadura se han realizado en los últimos nueve años? ¿Cuántas? ¿Dónde?

Supongamos que esas obras no fueran la gran cosa y que, al fin de cuentas, era su obligación realizar inversiones en la entidad. No fue su dinero, simplemente se utilizó los recursos del erario como debe hacerse.

Pero, ¿por qué no se ha seguido haciendo?

Aún más, ¿por qué Chiapas se ha seguido endeudando?

Porque al menos eso sí debieran admitir sus críticos: los que cobran en palacio y los que cobran en Icoso.

PSM dejó a Chiapas sin deuda pública. Saldó al 100% los adeudos que el estado había arrastrado por décadas. Después de estar en el lugar 21 de endeudamiento público.

¿Cómo fue posible hacer tanta obra pública en la entidad sin endeudarse y, más aún, pagando las deudas heredadas de administraciones anteriores, a tal grado que ya parecía impagable? Fsur.

Anunciate con Nosotros