Compartir
Anunciate con Nosotros
Anunciate con Nosotros

Disraelí E. Ángel Cifuentes

Respecto a la inoperancia de nuestro sistema de gobierno, de nuestro sistema de partidos y, en especial, sobre los partidos políticos que tanto daño han causado al país, en particular el PRI, junto con otros que se le pegan estratégicamente para vivir del erario, algo debe hacerse para ir avanzando en materia democrática.

Lo tradicional es exigir y conceder cambios que no cambian absolutamente nada.

Hay quienes están pensando en desaparecer el Senado de la República porque cualquier país puede fácilmente prescindir de ese órgano sin que se note su ausencia. No aportan nada. De acuerdo, pero, ¿y qué? El pueblo seguiría igualmente desposeído de soberanía. Seguiría la misma chucha, pero revolcada.

Igual y desaparece la cámara de diputados y trasladan sus funciones al Senado y sigue siendo la misma cosa. Cambiar sin cambiar nada.

Se piensa en eliminar cierta cantidad de diputados o de senadores o de ambos porque son zánganos que sin hacer nada se roban el dinero del pueblo.

Supongamos que se reduzcan ambas cámaras a lo mínimo y nos ahorremos como país muchos miles de millones de pesos al año.

¿Y?

Supongamos que con ese dinero se haga cierta obra pública con su respectivo diezmo del ejecutivo. Ya se hizo la obra. ¿Y?

No se cambió nada al final de cuentas.

Lo que se deben impulsar son cambios que rompan paradigmas.

Ni siquiera se tiene que pensar en revoluciones armadas. No hace falta el derramamiento de sangre.

Se requieren cambios en la constitución política, que hagan posible devolverle al pueblo su soberanía.

Que le limiten el omnipoder al presidente de la república.

Que hagan realidad la división de poderes.

Que le quiten inmunidad o impunidad al poder ejecutivo federal y a los poderes ejecutivos estatales. Fsur.

Anunciate con Nosotros