Compartir
Anunciate con Nosotros
Anunciate con Nosotros

David Morales Gómez

“Un vaquero, es tan bueno como su palabra” una frase que Mario Guillén Domínguez (Mario Fox), citó en un sinnúmero de ocasiones cuando estaba en campaña a la presidencia municipal, donde lo más sobresaliente era discurso en contra de la administración saliente, donde estuvo al frente Luis Ignacio Avendaño Bermúdez.

Mario Fox, alardeaba de ser una persona diferente, nada comparado con los políticos del Partido Verde Ecologista, que se encontraban al frente del Ayuntamiento cositía, a quienes aseguraba iba a investigar y exigiría castigo en caso de comprobar malos manejos durante la administración verde.

Fue el hartazgo del pueblo hacia el verde, el fuerte discurso de Mario Fox y su promesa castigo al PVEM, por malos manejos, acciones clave por las que el 19 de julio resultó triunfador en la jornada electoral.

Pero parece ser que las palabras del Vaquero se las ha llevado el viento, durante la transición del Ayuntamiento de Comitán, no se ha hablado de corrupción, de malos manejos, no se ha detectado ni un solo problema en la administración saliente.

Mario Fox, ha dicho en redes sociales que es amigo del expresidente de Comitán a quien acompañó en su toma de protesta.

Se podrá decir que sólo son relaciones políticas, pero ojalá estas relaciones no alteren las promesas de Mario Fox, de investigar las finanzas de la administración saliente, si esta sería una de sus principales ofertas al pueblo, ¿sería cumplida?

Será evidente si Mario Fox, cumple o no su promesa, pues tendrá los primeros 30 días de su administración para reportar cualquier anomalía de la administración saliente al Órgano de Fiscalización Superior del Congreso del Estado (OFSCE), ¿o será que dirá que todas sus suposiciones fueron mal fundamentadas y que los funcionarios del PVEM, eran unas blancas palomas y no se llevaron ni un solo peso?

Es que parece ser que ahora Mario Fox se ha olvidado de la corrupción del PVEM, ahora es amigo de Manuel Velasco. Ojalá que las palabras del Vaquero no sólo queden en promesas, pues se comprobará si la frase es cierta “un vaquero, es tan bueno como su palabra”. Fsur.

Anunciate con Nosotros