Compartir
Anunciate con Nosotros
Anunciate con Nosotros

*No se aceptan disculpas

*La tormenta perfecta

Daniel Rivera

El dólar está a punto de llegar a los veinte pesos, en el mes de septiembre se tiene pronosticado que la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) aumente las tasas de interés; en este mismo mes de septiembre inicia la nueva legislatura y tendrá en sus manos, como cámara de origen, analizar y aprobar la Ley de Ingresos para el 2016 y claro, aprobar en dónde se gastarán esos dineros, lo curioso del caso es que será a partir de un presupuesto base cero; en materia política vamos de mal en peor, en derechos humanos reprobados, en justicia sin comentarios; en que se traduce esto: en una tormenta perfecta.

Vamos por partes:

Los dos primeros años de gobierno de Peña Nieto todo fue “miel sobre hojuelas”, se hizo el gran pacto por México, la revista Time lo nombran el hombre “salvador de México”, se aprueban grandes reformas económicas, energéticas, de telecomunicaciones, en fin, era un antes y un después para el país con Enrique Peña Nieto, (las letras de oro con su nombre estaban remozándose)

Pero de pronto, el clima se enrareció, vinieron los nubarrones, inicia el diluvio y el barco (¿de papel?) empezó a naufragar; el mal manejo del caso de los 43 jóvenes desaparecidos de Ayotzinapa, el caso Tlatlaya, la “casa blanca”, y para terminar pronto, se les escapa el hombre más peligroso y buscado del mundo después de Bin Laden, Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, ¡ah! se me olvidaba, el dólar se les fue a las nubes, como nunca antes visto después de que algún genio se le ocurrió quitarle los tres ceros a la moneda de México, justo para paliar el pobre valor del peso mexicano.

Retomemos el caso, están todos los elementos para una tormenta perfecta: en política: reprobado; en economía: del carambas; en Derechos Humanos: peor; en impartición de la justicia:(para dar respuesta) dice Virgilio Andrade que no hubo ni existió conflicto de intereses por el hecho de que se haya comprado una mansión a uno de sus proveedores, conclusión: volvimos a ser el México de siempre, el traspatio de Estado Unidos; imagínese que llegara un fenómeno meteorológico (como se tiene pronosticado) como el “niño”, sería el “acabose”.

No es para alarmar, pero como sucede en todos estos casos, quien viene pagando todas las pifias y desaciertos, somos todos los simples ciudadanos como usted y como yo, por cierto, en esta tormenta ni la clase media ni alta, se salvarán.

Pues pareciera que en este país existieran poderes fácticos que pusieron a prueba al capitán del barco y éste no logró esquivar ninguno de los iceberg que le pusieron en frente; simple y sencillamente lo hicieron ver a él y a toda su tripulación, torpe y falto de oficio.

Por el bien de los más necesitados, urge un golpe de timón, de lo contrario, ni las ratas podrán saltar primero.

De pilón: No basta con una simple disculpa.

Recuerde, lo que pase en la Vía Pública, es Público punto

Twitter: @Dannrivera

facebook: Vía Públicamx.

Correo: columnaviapublica@gmail.com Fsur.

Anunciate con Nosotros