Compartir
Anunciate con Nosotros
Anunciate con Nosotros

El crimen se cometió en no más de 49 minutos

Minutos antes de las dos de la tarde del pasado viernes 31 de julio, el fotoperiodista Rubén Espinosa Becerril, de 31 años, inició una conversación de WhatsApp con un amigo que se prolongó hasta las 14:13 horas de ese día.

–Qué pedo. qué hiciste ayer –pregunta el amigo a las 13:45.

–Qué transa salí con un compa y una amiga –respondió Rubén a las 13:58. “Me quedé en su casa y apenas voy para la mía”, agregó un minuto después.

–jajaja qué borracho. Y en dónde –le dice el interlocutor.

–Leve pero sí nos desvelamos

–Por qué no invitaste.

–En su cantón, salió de la nada. Queríamos sólo comer –responde Rubén a las 14:00.

Después de otros comentarios no relacionados con la ubicación de Espinosa, ambos empiezan a hablar de los planes del día.

–Hoy tengo guardia con AVC (medio en Veracruz con el que también colaboraba). Voy a eso a mi casa –dice Rubén a las 14:11. “Mañana salgo temprano a Puebla. Voy a acompañar a mi chava a una consulta y ver a sus papás”, agrega un minuto después.

–Ah va. Pero vas con la chava. Chido –se le responde en tres envíos.

–Simón. Va a estar chido –le responde Rubén en dos textos.

Luego, a las 14:13, agrega: “Loco te escribo llegando a casa ya voy de salida a la calle”.

–Ok va. Con cuidado –dice el amigo.

–Ya no bebas jaja. Sí carnal igual –responde Rubén, aún a las 14:13.

Por la información y el tono de la conversación, el amigo entrevistado por SinEmbargo –y que pidió no ser citado– dice estar seguro de que quien le respondía los mensajes era Rubén Espinosa. Si se prueba que los asesinos que busca la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal son, efectivamente, los que registró la cámara de seguridad saliendo del edificio de Luz Saviñón 1909 a las 15:02, la conversación por celular indica que el crimen múltiple –un homicidio, cuatro femenicidios, severas golpizas y agresión sexual contra una de las víctimas mujeres- ocurrió en no más de 49 minutos. En ese lapso debió registrarse también “el saqueo” que dice haber encontrado la PGJDF.

De la conversación también se desprende que, si bien Rubén se desveló esa noche, no hubo una “fiesta”, como han difundido algunos medios.

En conferencia de prensa, el Procurador capitalino, Rodolfo Ríos, dijo ayer desconocer la existencia de tal conversación.

“No sé de dónde tengas esa información que él estuvo enviando mensajes a las 2:13. Te comento que en específico tenemos conocimiento de que una persona le envió a él un mensaje de Whatsapp aproximadamente a las dos de la tarde, mismo que no respondió y que la persona señaló que le preocupaba; sabía que se estaba quedando sin pila. Nosotros tenemos en ese sentido”, respondió Ríos.

JUICIO POLÍTICO CONTRA DUARTE

Diputados y senadores que integran la Comisión Permanente condenaron el asesinato del fotoperiodista Rubén Espinosa Becerril, así como de la activista Nadia Vera Pérez, y las ciudadanas Yesenia Quiroz Alfaro, Nicole N. y Alejandra N.

Sin embargo, un nombre fue el centro del debate en la tribuna parlamentaria: Javier Duarte de Ochoa, Gobernador desde diciembre de 2010 de Veracruz, sobre quien pesa el estigma de que durante su mandato han sido asesinados 12 periodistas en la entidad y uno más en el Distrito Federal tras recibir amenazas en el estado del Golfo de México.

El Partido Acción Nacional (PAN) fue quien colocó al Gobernador dentro de la polémica. Los diputados federales Fernando Rodríguez Doval y Juan Pablo Adame presentaron la solicitud formal para que el Gobernador Javier Duarte acuda al Congreso para exponer en reunión de trabajo qué está haciendo y qué hará su gobierno para proteger las libertades de prensa y de expresión.

“Nosotros tenemos que reconocer que es un problema nacional, que no se puede quedar a nivel estatal, y por eso tiene que venir el Gobernador [Javier Duarte] para que pueda decirnos por qué se han dado estos asesinatos? ¿Qué responsabilidad puede haber de funcionarios públicos? ¿Cómo se ejerce la libertad de prensa en Veracruz?”, explicó Juan Pablo Adame en entrevista para SinEmbargo.

Por otra parte, en la tribuna de la Comisión Permanente el Partido de la Revolución Democrática (PRD) adelantó que la próxima semana presentará una solicitud de juicio político contra el Gobernador Javier Duarte, porque el asesinato de periodistas se ha convertido en una constante en la entidad, en donde 13 comunicadores ha sido ejecutados entre 2011 y 2015.

“El juicio político no implica que sea ‘autor intelectual’, basta con que incumpla su responsabilidad constitucional de proteger a los periodistas […]. Y lejos de protegerlos, los criminaliza”, afirmó el Diputado perredista Fernando Belaunzarán.

Aunque el Revolucionario Institucional (PRI) se sumó a la condena por el multihomicidio, se pronunció por no realizar juicios mediáticos ni lanzar acusaciones sin sustento legal contra el Gobernador priista Javier Duarte de Ochoa.

Los panistas le recordaron al PRI que una reunión de trabajo no es un linchamiento político, y recalcaron la necesidad de citar al Gobernador Duarte de Ochoa porque diversas organizaciones internacionales ubican al estado de Veracruz por sí solo al nivel de países como Somalia, Paquistán e Irak, en materia de violencia contra la prensa.

“Citar a comparecer al Gobernador de Veracruz no es una oportunidad o un ejercicio para crucificarlo políticamente, debe ser un ejercicio democrático para que nos diga qué está pasando en su estado y sobre todo qué está haciendo para evitar que otro periodista sea agredido o sea muerto en su estado”, sostuvo el Senador panista Roberto Gil Zuath.

Durante las intervenciones de priistas sobresalió su esfuerzo por dejar claro que el homicidio múltiple se cometió en el Distrito Federal y no en Veracruz, por lo que la responsabilidad de esclarecer el tema recaía en las autoridades capitalinas; también se esforzaron por poner en duda  el móvil del crimen, como un asunto del crimen organizado y no como un ataque a la libertad de expresión.

La oposición reprochó que los dos años de mandato del Presidente Enrique Peña Nieto han resultado más desastrosos para ejercer el periodismo que todo el sexenio del ex Presidente Felipe Calderón Hinojosa, desde que se lanzó la llamada guerra contra el crimen organizado.

Con Calderón se registraron 182 ataque a periodistas, con Peña suman 328 en solamente dos años; el sexenio anterior se documentaron 32 mujeres atacadas relacionadas con la actividad periodística, hoy son 60 mujeres.

“Un periodista es atacado al día en este país, es la profesión más peligrosa en este país y hay responsables claros de este tema”, arremetió el Senador perredista Armando Ríos Piter.

Los legisladores recordaron que el asesinato del fotoperiodista Rubén Espinosa Becerril no es el único que ha tenido su origen en el estado de Veracruz.

Durante el debate, constantemente se parafraseó la declaración del Gobernador Duarte, en aquel ya conocido discurso en donde advirtió a los representantes de los medios de comunicación “pórtense bien”.

“Todos sabemos quiénes andan en malos pasos, dicen que en Veracruz sólo no se sabe lo que todavía no se nos ocurre”, dijo el mandatario en ese discurso-desayuno que mandó un mensaje amenazador para la libertad de expresión.

“Todos sabemos quiénes, de alguna u otra manera, tienen vinculación con estos grupos, que nos hagamos como que la Virgen nos habla es otra historia, pero todos  sabemos quiénes tienen vínculos y quiénes están metidos con el hampa”, dijo el Gobernador Javier Duarte.

El perredista exigió al Gobernador de Veracruz ya no hacerse “como que la virgen le habla” y dejarse de buscar pretextos y excusas para no investigar los asesinatos relacionados con la actividad periodística.

“Y no tenemos que ponernos a buscar, como lo trate de decir Javier Duarte, debajo de las piedras”.

Pero el regaño de Ríos Piter no fue solo para el mandatario veracruzano, el legislador guerrerense demandó a la Procuraduría General de Justicia del Gobierno del Distrito Federal realizar una investigación pronta y efectiva, y al mismo tiempo le pidió que se deje de mandar señales confusas al gremio y a la ciudadanía.

“Como perredista no me queda nada más que exigirle al Gobierno de Miguel Mancera que sea contundente en esta investigación, que no ande güichi guachi con las líneas de investigación porque eso genera total y contundente confusión y que aún la sociedad”, destacó.

El senador panista Roberto Gil Zuarth fue contundente al señalar que las diversas instituciones de la Federación son corresponsables por las omisiones que no evitaron el asesinato de un representante más de los medios de comunicación.

“El asesinato de Rubén Espinosa es un problema político, además de un tema de justicia. Revela la impunidad prevaleciente en nuestro país y revela la incapacidad del Estado mexicano y de sus agentes para evitar que la libertad de expresión y las libertades de información sufran amenazas y agresiones”.

No obstante, el hecho de que el Estado no haya hecho su tarea tampoco exime a Javier Duarte de la responsabilidad de que su gobierno sea ineficaz en el momento de impartir justicia en los asesinatos del crimen organizado.

Por lo que solicitó una vez más, la presencia de Javier Duarte en el Congreso, para atender las inquietudes de los legisladores.

En la refriega también sobresalió el nombre de otro Gobernador priista, César Horacio Duarte Jáques, cuyo estado, Chihuahua,  tiene altos índices de impunidad en justicia para los integrantes de la prensa.

“Y también el Gobernador de Chihuahua tiene responsabilidades para venir a explicar qué está pasando en su estado porque es el segundo lugar con agresiones a periodistas. Y también la Fiscalía General, la Procuraduría General de la República tiene que venir a explicar qué está haciendo. Lo mismo la Secretaría de Gobernación con los protocolos de atención a periodistas”, dijo el Senador Gil Zuarth.

La oposición propuso que el Gobernador de Veracruz y la Fiscalía General de Justicia del Estado, informe a la Comisión Permanente todo lo relacionado con el avance de las investigaciones de los asesinatos de periodistas ocurridos en la actual administración.

También planteó a la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, trabajar de manera coordinada con las autoridades federales y veracruzanas, con el propósito de acelerar las investigaciones del homicidio de Rubén Espinosa, a fin de esclarecer el crimen y castigar a los culpables.

Los legisladores guardaron un minuto de silencio y posteriormente un minuto de aplausos en memoria del fotoperiodista Rubén Espinosa Becerril, así como de la activista Nadia Vera Pérez, y las ciudadanas Yesenia Quiroz Alfaro, Nicole N. y Alejandra N. Fsur.

Anunciate con Nosotros